El último de una camada extraordinaria, David Nalbandian anunció ayer su retiro del tenis profesional. Lo hizo a través de una conferencia de prensa en La Rural, escenario donde el sábado 23 de noviembre se despedirá con una exhibición ante el español Rafael Nadal. “El hombro no me respondió bien y así no puedo jugar en el circuito profesional de la ATP”, sostuvo.

“Es un día difícil porque estoy diciéndole adiós a una actividad que me dio tantas cosas. El tenis es el deporte que me dio todo”, expresó el cordobés de 31 años, oriundo de Unquillo. Hace seis meses se había expuesto a una doble operación de cintura y hombro. Para muchos, el Rey David fue el gran símbolo del equipo argentino de Copa Davis, una cuenta que quedó pendiente.

“La Copa Davis es una espina que no me pude sacar, pero se dio así. Faltó ganar dos puntos y nada más. Estuvimos muy cerca por muchos años. Argentina peleó siempre cuartos, semifinales o la final, algo que no pasaba desde (Guillermo) Vilas y (José Luis) Clerc. Ganamos series muy duras y lamentablemente nos faltó dar la estocada final”.

“Las imágenes que más me hacen lagrimear son las de Copa Davis. Esa pasión de la gente y el clima no lo viví en otro lado. Hasta el final di todo, me entrené con los chicos antes de que fueran a Praga, pero no llegué”, explicó el cordobés, luego del video con imágenes de su carrera que compartió con la prensa.

Cuando recordó algunos de los momentos inolvidables de su carrera, además de la Davis, también mencionó otros torneos en su exitosa trayectoria. “Si veo en mi carrera, la Davis es lo que más disfruté. Aunque no puedo dejar de acordarme de la final de Wimbledon 2002, porque fue un gran salto para mi carrera. Estaba 32 o 33 en el ranking y salté al top ten, donde me mantuve por años. Y tampoco dejo de lado haber podido jugar el Masters de Shan ghai”.

Consultado sobre su futuro, el ex top ten y actual 231 del mundo aseguró: “Esto es demasiado reciente y duro como para pensar en qué voy a hacer. Hoy no puedo pensar en si algún día quiero ser capitán de la Davis. Por ahora sigo enfocado en recuperar el hombro para la exhibición y disfruto de mi familia, de mi mujer y mi hija”. Nalbandian, último jugador de la Legión Argentina que integraron Guillermo Coria, Gastón Gaudio, Guillermo Cañas, Juan Ignacio Chela, Mariano Zabaleta, José Acasuso y Agustín Calleri, consideró: “La constancia en este deporte es primordial. En mi camada, me acuerdo que con Coria nos decían que éramos buenísimos. Y nos podría haber jugado en contra pero no nos la creímos. Pensábamos en mejorar día a día. Hay que tener una cabeza diferente porque el circuito es muy duro”, avisó.

Por último, sostuvo que “no me arrepiento de nada de lo que hice en mi carrera. ¿Si hubiese cambiado alguna cosita? Puede ser, siempre uno es autocrítico, pero en la vorágine de esta carrera creo que siempre hice lo que sentí”.

Enemigos íntimos

Como en la época entre Vilas y Clerc, Nalbandian y Del Potro trataron de no coincidir y mucho menos de entablar diálogo en el equipo copero. Diferencias que no hicieron más que perjudicar al tenis nacional.

Cuando Del Potro llegó al equipo de la Davis, Nalbandian era el estandarte. Influía en las decisiones de Luli Mancini y era señalado como un capitán en las som bras.

Más allá de que siempre trataron de disimular sus diferencias, con alguna que otra foto fundidos en un abrazo, los roces existieron. En esas disputas hubo decisiones que perjudicaron económicamente a uno y otro, cuestión que también agravó la relación. En el circuito de singles el cordobés se retiró ganador con tres victorias: Madrid 2007, Basilea 2008 y París 2008) contra una de Delpo (Madrid 2008).

Construcción del reinado

El unquillense dejó el tenis con un récord de 383 triunfos, 192 derrotas y 11 títulos. Su puesto más alto en el ranking ATP fue el 3er. lugar el 20 de marzo de 2006 y acumuló 11.123.125 dólares en premios. Entre sus títulos más recordados está el Masters de Shangai de 2005, cuando no estaba clasificado entre los ocho mejores del circuito y terminó ganando la final a Roger Federer. Los Masters 1000 de Madrid y París 2007. Todos sus títulos: Estoril 2002, Basilea 2002, Munich 2005, Masters Shangai 2005, Estoril 2006, Madrid 2007, París 2007, Buenos Aires 2008, Estocolmo 2008, Sidney 2009 y Washington 2010.

Otro momento para destacar en su carrera es la final de Wimbledon 2002, donde perdió ante Lleyton Hewitt. Aunque para los argentinos siempre quedará su sello de copero en cada serie que disputó. Además, Nalbandian es uno de los pocos jugadores del circuito que llegó a las semifinales de los cuatro Grand Slam (Australia, US Open, Roland Garros y Wimbledon).

Junto a los mejores

En 2009 la ATP nombró a los cinco mejores jugadores de la década (Federer, Nadal, Hewitt, Agassi y Roddick) y realizó otras menciones donde aparecieron Sampras, Safin, Kuerten, Davydenko, Nalbandian y Ferrero. Sobre el Rey, señalaron: “Descontando que pocas veces ha estado al máximo de su potencialidad, el argentino merece una mención especial tras finalizar como Top 10 en el ranking ATP por cinco temporadas consecutivas”, entre 2003 y 2007 y alcanzando la final de Wimbledon 2002. En el 2005 remontó una desventaja de dos sets ante Roger Federer y ganó la Tennis Masters Cup.

“El más talentoso”

El extenista cordobés Agustín Calleri calificó a David Nalbandian “como el jugador más talentoso que tuvo Argentina” y afirmó que con su retiro del circuito profesional “se pierde a un gran jugador”. Lo definió como “un líder positivo” en el equipo de Copa Davis. “David, para mí, fue el jugador más talentoso que tuvo Argentina. Lo conozco de chico y le tengo un aprecio muy grande ya que compartimos muchísimas cosas. En la Davis fue un líder positivo, podía jugar singles o dobles, daba todo”, sostuvo.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...