Fernando Antonio Rodríguez García nació en Toluca (México) en 1972. Es antropólogo e investigador de corrientes filosóficas, psicoanálisis y terapias de autoayuda. Dictó conferencias sobre estos temas en diversas ciudades de México, España, Venezuela, Brasil y Argentina.
Hoy, a las 20 en el salón de ATE (Esteco y La Rioja), dará en forma gratuita la charla “La magia del sonido. Salud, amor y conciencia”.
 

¿Sobre qué hablará en su conferencia de hoy?
 

Vamos a hablar de la magia y el sonido. El efecto, el poder, la trascendencia del sonido y cómo puede influir sobre el individuo y la sociedad también. Hacen falta ideas que contribuyan a cambiar el escenario de lo que estamos viviendo: un clima de violencia donde los jóvenes no saben cómo enfocar su energía. Vamos a abordar estos puntos desde un punto de vista antropológico, psicológico, pero también práctico.


Antes de hablar del sonido, ¿por qué es importante recuperar el silencio?
 

>Recuperar el silencio tiene dos concepciones. Por una parte podríamos aislarnos, incluso en nuestro hogar, recuperar un poco de soledad para lograr una conexión interior. Por otra parte, hay que provocar ese silencio porque muchas veces somos un agente interno de lo que estamos viviendo externamente. Internamente tenemos mucho ruido, en nuestra mente, en nuestro corazón estamos llenos de voces inaudibles que perturban nuestro interior. Son los estados psicológicos alterados que han cambiado nuestra forma de comportarnos. Este bullicio interior provoca esta epidemia de estrés y loco frenesí, y la gente no sabe muchas veces por qué está alterada, por qué está angustiada y por qué no comprende su propia existencia.
 

¿Para ello hay que aprender técnicas de meditación?
 

Sí, solo así el ser humano aprende a conectarse y entra en armonía con toda la creación.
 

¿Por qué se dice que la música clásica es la más armónica?
 

Porque es un arte de tipo superior que emana de la conciencia divina del ser humano. Con todo respeto para los músicos, hoy el arte ha caído en un estado de degeneración en el que francamente ya no producen belleza ni paz. Alteran totalmente.
 

¿Y qué ocurre con el heavy metal, que se ubica en las antípodas de aquella armonía?
 

>Hay un estudio que se hizo sobre el heavy metal que consistía en exponer a las plantas a este tipo de música y los resultados fueron sorprendentes. Las plantas que fueron expuestas a esta música se secaron y murieron, mientras que las alimentadas con música de los grandes clásicos como Mozart, Beethoven o Bach manifestaron un desarrollo sorprendente y produjeron frutos abundantes y sabrosos. Las plantas se alejaban de la música estridente, incluso aunque ésta estuviera orientada hacia el sol.
 

¿Y qué ocurre con las personas?
 

Estimula en los niños el hemisferio derecho, que desarrolla la parte creativa y emocional. Uno mismo puede hacer el estudio: treinta días escuchando un tipo de música y otra.
 

¿Cuál sería la música de la conciencia y, a su vez, qué generarían los otros tipos de música?
 

La música para la personalidad que habla sobre los sentimientos, como el pop latino, no tiene trascendencia pero tampoco puede decirse que es perjudicial. Luego está la música estridente que es elaborada por el ego, esa energía negativa del yo, conectada con aspectos microdimensionales negativos y que contiene mensajes subliminales como instigación al suicidio, incorporación a las drogas, odio a los padres, y estos mensajes están siendo escuchados por la juventud. Está demostrado por estudios que, lejos de ayudar al ser humano a despertar su potencial interior, le duerme la conciencia.
 

¿Qué es la música de la conciencia?
 

La que desde tiempos remotos tuvo un propósito y conexión diferente que estimula en el ser humano otras facultades que están subyaciendo de forma latente y se pueden activar a través de ella.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...