Con la sombra de los últimos aumentos de precios en la canasta alimentaria y los combustibles, el Gobierno salió ayer a proponer discutir “seriamente” la suba de precios. Claro que lo hizo a su estilo: apuntó a la cadena intermedia entre el productor y el consumidor, y se desprendió de responsabilidades al señalar que la inflación “es un tema histórico” en la Argentina.

Fue el ministro del Interior y Transportes, Florencio Randazzo, quien habló del tema el mismo día en el que varias consultoras mostraron una disparada de los precios durante noviembre y que se podría extender hasta enero.

Según el funcionario, en Argentina “hay una estructura económica perversa” que cuando el país crece a tasas históricas empieza a producir incrementos “desmedidos” de precios.

Randazzo sostuvo que lo que hay que discutir “seriamente” entre oficialismo y la oposición “es cómo resolvemos el tema de los precios, que es un tema histórico, no de este Gobierno, es un tema recurrente”.

Señaló que “hay que discutir las cadenas de intermediación, porque muchas veces se perjudica al productor y al consumidor”, y para ver “cuántos son los márgenes de ganancias”.

Inflación no, incrementos

Alineado con el discurso del ministro de Economía, Axel Kicillof, Randazzo negó que exista inflación pero admitió que “hay incrementos de precios” y algunas cosas “no son baratas”. “La inflación en términos teóricos es el incremento generalizado de los precios y acá no todos los precios han aumentado”, alegó.

De todos modos, el ministro reconoció que “uno de los temas más sensibles a resolver” por el nuevo equipo económico “está vinculado a los incrementos de precios”.

“Hay incrementos de precios, sí. Yo acabo de hacer los mandados recién. Me fue bien, pero las cosas no son baratas. No es que yo vivo adentro de un tupper”, manifestó. Y, acotó: “Yo sé hablar de precios, yo se lo que valen las cosas. Tenemos un problema y lo vamos a solucionar”.

Al volver a elogiar la figura del saliente secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, consideró que “le tocó una difícil tarea” en “un país complicado, donde en realidad uno de los temas más sensibles a resolver precisamente está vinculado a los incrementos de precios”.

“Muchas veces queremos con el árbol tapar el bosque, diciendo bueno hay un demonio que es Moreno que es el culpable de los precios. Eso no es así, no nos equivoquemos. Esto no se resuelve mágicamente por cambiar un hombre”, destacó.

“El problema no son solamente las medidas que se deben tomar, sino también los actores de la economía”, enfatizó.

Según su visión, “hay un problema de intermediación”, y citó el caso de las cadenas de hipermercados, al plantear que hay que ver si los márgenes que tienen son “adecuados, o en realidad terminan ejerciendo una posición monopólica sobre el productor, y condicionando a los consumidores”. “Estas son las cosas que tenemos que discutir”, insistió e instó a los dirigentes de la oposición a presentar propuestas.

Admiten que está más cara la carne

El ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, admitió que en los últimos días “subió nuevamente el precio de la carne” y dijo que analizará las distintas cadenas de valor para mejorar la “competitividad” de los productores.
El nuevo ministro señaló que uno de los objetivos de su gestión es “incorporar transparencia” a la cadena cárnica y planteó: “En estos días subió nuevamente el precio de la carne. Creo que el posicionamiento de la mirada sobre los saldos exportables incluye a la carne”.
Casamiquela indicó que las primeras cadenas de valor con las que se empezará a trabajar son “el maíz, el trigo, y la carne no solamente bovina sino de cerdo y pollo”.
Explicó que se evaluará “la competitividad” de las cadenas de valor de las distintas producciones “pero con una mirada mucho más sistémica, holística e integrada”. “Vamos a avanzar cadena por cadena, preservando a los productores y consumidores”, destacó.
En este sentido, enfatizó que se trabajará “en aspectos comerciales y productivos” con el objetivo de “un aumento de la producción por productividad y no por incremento de la superficie sembrada, sobre todo en aquellas economías más tradicionales de granos”.
 

Menos ventas minoristas

Las ventas de los comercios minoristas, medidas en cantidades, registraron en noviembre una caída de 2,3 por ciento con respecto a igual mes de 2012, y acumularon en los once primeros meses del año una baja de 1,9 por ciento interanual, según un sondeo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
“Después de un octubre bastante activo, el anteúltimo mes del año mostró un consumidor más cuidadoso con sus gastos y esperando sin apuro el inicio de las ofertas de fin de año”, evaluó la entidad. El informe indicó que, de los 22 rubros relevados, 11 subieron, y la otra mitad verificó descensos.
Al respecto, sostuvo que “la mayor certidumbre en la economía del país, y el fin de semana turístico del 23 de noviembre fueron dos estímulos para el consumo, pero no compensaron la pasividad del mercado”.
Entre los sectores que verificaron una expansión están indumentaria, calzados y electrodomésticos, favorecidos “por la llegada del clima primaveral que impulsó la venta de productos de temporada”.
 

 

 

 

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...