Tamara, una empleada de un sitio web de 31 años, y Marcelo, un tatuador de 34, ambos cordobeses que se conocieron en 2008 durante el festival de Cosquín Rock, se casaron el sábado en la noche en una ceremonia civil sobre el escenario principal del predio, luego de las presentaciones de David Lebón y Pedro Aznar, y ante los aplausos de la multitud.

El intendente de Santa María de Punilla, Dardo Zanotti, ofició de maestro de ceremonias durante la unión civil de esta pareja que a principios de año acudió a José Palazzo, productor general del festival, para manifestar sus deseos de casarse con el imponente marco del encuentro rockero como telón de fondo.

“Así, fuimos a ver a José, a quien llegamos a través de personas conocidas en común y logramos concretar la boda”, dijo el flamante esposo, mientras que la novia se manifestó agradecida con Palazzo y el intendente por “haber hecho posible el sueño de casarnos en este lugar”, que definió esta historia de amor.

El novio, ataviado con remera de la banda Almafuerte, gorrita y bermudas, y la novia, que lució solero y borcegos, se besaron entre los aplausos de la multitud, los sonidos de la marcha nupcial y la lluvia de arroz de rigor en estos casos.

La alegría de Tamara y de Marcelo continuaba, como también las felicitaciones, minutos antes de que subiera Fito Paéz al escenario principal del festival.

Otra propuesta

La propuesta de casamiento suele ser un momento único en la vida de una pareja. Es el instante que se recordará para toda la vida, el paso previo a la unión hasta que llegue la muerte. Por eso, un enamorado no tuvo mejor idea que proponerle matrimonio a su mujer con un cartel que apareció durante la televisación del Cosquín Rock. “Irene, ¿te casas conmigo?”, decía el mensaje de Aldo.

Fue otra de las postales más coloridas que dejó la noche de Cosquín, pero todos quedaron haciéndose una pregunta: ¿Irene le habrá dado el sí?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...