En la mañana de ayer apareció en el fondo de un barranco, sobre la ruta 9, al costado del río La Caldera, un Renault Logan gris cuyo dominio pertenece a Walter Gustavo Massa, con domicilio en Salvador Mazza y dado por desaparecido por sus familiares desde hace cinco días.

El hallazgo motivó el traslado de personal policial de la Brigada de Investigaciones que pudo confirmar que el automóvil fue empujado hacia el barranco poco después que el conductor fuera asistido por un grupo de personas que se hallaban en otro vehículo, que circulaba a corta distancia del primero.

La hipótesis de un delito encubierto hizo que la Policía proceda a una requisa intensiva del automóvil, hallando en el interior de un panel un ladrillo de marihuana que dio positivo en el narcotest.

La noticia movilizó a la División Drogas Peligrosas que dio intervención del Juzgado Federal 1.

Fuentes policiales afirmaron ayer que en el interior del Logan -además de la droga- hallaron prendas de vestir mojadas, calzado deportivo número 43, linternas y elementos usados para trasvasar una gran carga.

Un investigador consultado dijo que ese tipo de vehículo puede trasladar perfectamente unos 300 kilos de canabbis sativa disecada, aunque podría haberse tratado también de otro tipo de alucinógeno y que los que operaron en el salvataje hayan olvidado el ladrillo de marihuana a propósito para desviar la atención de la investigación.

Se pudo conocer, además, que el titular del vehículo es Walter Gustavo Massa (33), quien tiene domicilio legal en Salvador Mazza, aunque fuentes bien informadas de ese pueblo fronterizo aseguraron que el sujeto no vive allí desde hace aproximadamente un año. El hombre está dado por desaparecido. El Tribuno llegó ayer hasta el lugar donde fue abandonado el vehículo, el cual presentaba evidentes daños en su tren delantero, pero no así en su carrocería. Consultada una fuente de la investigación, esta sugirió que el auto fue abandonado y escondido el domingo a la madrugada, cuando caía una torrencial lluvia sobre La Caldera. “Las huellas de otro vehículo, la droga encontrada, la desaparición del conductor y los elementos dejados corresponden a un incidente entre traficantes”, aseguró el detective.

De película

Como en las grandes producciones de cine, el auto averiado e imposibilitado de seguir viaje terminó en el fondo de un barranco cubierto de vegetación. El misterio comienza allí mismo, porque los familiares del propietario y supuesto chofer lo dieron por desaparecido y el hombre tiene fijado un domicilio inexistente en barrio Mataderos de Salvador Mazza. Para algunos policías se trató de un salvataje entre narcotraficantes; otros opinan que hay algo siniestro detrás de la desaparición del chofer.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...