Mayúscula fue la sorpresa de los chicos de Alfarcito cuando recibieron la noticia de que nada menos que el mejor jugador del mundo, Lionel Messi, les había enviado una camiseta autografiada especialmente para ellos.

Una comitiva del club español Barcelona viajó especialmente a Salta para entregar la camiseta y conocer de cerca el trabajo que lleva adelante la Fundación con las 25 comunidades dispersas entre los cerros.

“Fue una gran sorpresa para todos. Los chicos no lo podían creer. Estaban emocionadísimos”, contó a El Tribuno Ramona Romero, de la Fundación Alfarcito.

La camiseta será sorteada el 11 de mayo próximo con el objetivo de recaudar fondos para la obra iniciada por el padre Chifri en la región hace más de una década. El evento se realizará en Salta capital, ocasión en la que también se sorteará una camiseta del jugador de rugby Juan “Chipi” Figallo.

El colegio de Alfarcito, en tanto, contará con una segunda remera autografiada que quedará en el establecimiento en forma permanente, para orgullo de todos sus alumnos. El gesto de Messi fue, sin dudas, una forma de reconocer el loable trabajo que lleva adelante la Fundación Alfarcito en la quebrada del Toro en educación, ayuda social, promoción cultural y desarrollo productivo. La delegación del club español entregó donaciones y se comprometió a colaborar con la labor solidaria de la Fundación.

La ONG argentina más votada

Como si esto no fuera poco, la obra de la Fundación trascendió las fronteras y se ubicó en el puesto 17 de las ONG más votadas en el concurso internacional “1 Click Donation”, que cerró la semana pasada.

Del certamen participaron más de 2.000 ONG de todo el mundo.

Si bien la Fundación no accedió a los cinco primeros lugares, que recibieron dinero en efectivo, su excelente posicionamiento sirvió para difundir las actividades que desarrolla en la zona. “La Fundación logró casi dos mil votos y en nuestro Face llegamos a más de 10 mil invitados por el evento. Sumamos muchas personas de varias provincias que quieren ser voluntarios”, contó Milagro Aguerre, de la Fundación.

Aguerre adelantó que actualmente se lleva adelante una campaña para juntar colchones para los alumnos de la escuela. Ello permitirá el recambio de colchones para los estudiantes. Una de las formas de hacerlo es mediante el débito automático a una cuenta corriente en el Banco Macro. Es la 3-125-0940600992-7. CUIT: 30-711-23358-6. CBU: 2850125930094060099271.

También se recibe la donación de mercadería y ropa, entre otros elementos, que serán destinados para las 18 escuelas de la quebrada y los abuelos de las comunidades de la zona.

 

 

 

        Una incansable tarea entre los cerros 

 

 

El padre Sigfrido Moroder, conocido cariñosamente como el padre Chifri, comenzó a recorrer las comunidades de la quebrada en 1999.

Como fruto de su incansable trabajo en los cerros, surgen la Fundación Alfarcito y la escuela secundaria de alta montaña, en el paraje Alfarcito, departamento Rosario de Lerma.

En el establecimiento estudian de forma gratuita 132 adolescentes de diversos parajes. La escuela tiene la modalidad albergue y la mayoría de los alumnos se queda incluso los fines de semana, debido a las distancias que deben recorrer los chicos - algunas de hasta 12 horas-, a pie o a lomo de burro.

Los alumnos se especializan en turismo, artes y oficios, agro o construcción regional bioclimática. El objetivo es que cuenten con una salida laboral acorde a las necesidades de la región.

Por su parte, la Fundación colabora en forma constante con las necesidades de las comunidades, aisladas por las grandes distancias y la agreste geografía. Trabajan en proyectos de desarrollo productivo, como el impulso al turismo, y en muchas escuelas, además, se imparte catequesis, con previa autorización de los padres.

En tanto, en el complejo de la Fundación funcionan un centro de artesanías regionales, una planta de tratamientos de efluentes y una empaquetadora de papa andina.

En este último caso, el padre Chifri cedió gentilmente parte del predio de la Fundación para que pequeños productores, que no contaban con la escrituración de ningún terreno, pudieran emplazar la empaquetadora.

Hoy cientos de campesinos colocan allí su producción, que -por su calidad- se comercializa en distintos puntos del país.

El objetivo del padre Chifri siempre fue claro: generar las condiciones en la zona para evitar que los pobladores, en especial los jóvenes, emigren y pasen a formar parte de los excluidos de las grandes ciudades, perdiendo así su propia identidad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...