“Una vez le pedí a mi padre que me lleve a ver un Mundial y su respuesta fue inolvidable: ‘Vos no vas a ver un Mundial, lo vas a jugar’”. Fue una frase premonitoria la de Guillermo Figallo para su hijo Juan, en algún momento de su formación como jugador, que el ahora pilar de Los Pumas recordó días antes de viajar a Nueva Zelanda para jugar el Mundial. Y con esas pocas palabras se describió la gran relación que mantuvieron padre e hijo. Ayer esa unión se rompió con el fallecimiento de Guillermo Figallo, a los 54 años, debido a un ataque al corazón.
Figallo falleció en el hotel de su propiedad ubicado en la calle España. No hubo tiempo para ningún tipo de asistencia que impidiera el fallecimiento del exjugador del SIC y el Jockey Club. Juan, su hijo, recibió la noticia en Francia, desde donde viajó rápidamente para acompañar a su madre, hermana y demás familiares. El pilar de Los Pumas arribará hoy a nuestra ciudad a las 14 aproximadamente.
 

Para Juan y Teresa, su hermana, Guillermo fue padre, amigo y maestro. Siempre hubo una fuerte presencia paternal en los momentos decisivos de sus hijos, que incidieron en sus actividades deportivas. “Mi papá me ayuda siempre, me aconseja, es un pilar viejo y un fanático del rugby. Siempre hablamos, es tanto mi padre como mi amigo”, destacó el jugador en una entrevista realizada a poco de jugar el Mundial de 2011.
En el Jockey deja un legado imborrable. Siempre entrenó las divisiones infantiles de rugby y también se hizo cargo de la subcomisión de hockey de la entidad. Para muchos fue más que un entrenador y todos resaltan su hombría de bien, su actitud positiva ante los desafíos y que dejó alma y vida en cada labor que le tocó realizar.
Federico Norte, uno de sus grandes amigos, destacó ayer una anécdota que pinta al “Chipi” padre de cuerpo y alma. “Cuando Juan nacía yo estaba esperando a Chipi en la puerta del Sanatorio Parque, estacionado en doble fila con mi vieja camioneta amarilla, listo para ir a jugar el torneo de Tucumán Lawn Tennis. Nació Juan, le dio un beso a él y a Dolores, subió a la camioneta y salimos. Ni bien arrancamos, le dije, ¿nació el futuro puma? Y me contestó ‘Dios te oiga’. Chipi querido, ya estás con Dios y tu hijo es Puma nomás, ¡hasta siempre amigo! Algún día volveremos a formar la primera línea de Jockey allá arriba”. Su recuerdo está vivo a pesar del dolor de su partida. 
 

“Siempre fue al frente, nunca se escondió”
 

Guillermo Figallo jugó aproximadamente 20 años en el Jockey Club. Ganó amigos, compartió partidos y dejó su legado en la cancha. Uno de esos amigos fue Mario Uriburu, quien fue compañero de equipo en esas dos décadas de furiosas pero leales “batallas” en un campo de juego.
“El Gordo llegó a Salta en 1981, tenía 21 años, igual que yo. A esa edad comenzamos a jugar en la primera del club. El venía de jugar en el SIC y de entrada fue titular, porque era un pilar recio, de esos que en esa época hacían mucha falta”, señaló Mario, con sentimientos mezclados por la alegría del recuerdo y la tristeza de la pérdida física del gran amigo.
Compartieron en la primera del albirrojo y también en el seleccionado salteño. Uriburu lo recuerda como un “jugador prolijo, un pilar derecho muy fuerte. Como persona era muy correcto, siempre fue al frente, nunca se escondió, fue muy amigo y muy compañero”.
El exentrenador de la primera división del Jockey también lo recordó como una persona alegre. “Un día le ganamos a Tucumán LT en nuestra cancha y al siguiente fin de semana fuimos a jugar a la de ellos. Ellos tenían un pilar al que le decían Turco Ferro y en el primer scrum se encargó de castigar físicamente a Figallo y al resto de la primera línea para amedrentarlos. Ni bien el Chipi se paró le dijo: "Te tomaste toda la Toddy'. Así reaccionó, no busco devolver la piña, sino que nos hizo reír a todos, incluso al Turco Ferro”, finalizó Uriburu.
 

Por Twitter

Ni bien se supo la dolorosa noticia de la muerte de Guillermo Figallo, por Twitter comenzaron a llegar sentidas palabras de consuelo hacia la familia del jugador de Los Pumas. Una de las cuentas del Jockey Club señaló: “Mucho dolor por el fallecimiento de Chipi Figallo (p). Un gran abrazo a su flia. a quien acompañamos de corazón”. En tanto, el periodista Jorge Búsico destacó: “Un gran abrazo a @Chipifigallo y a toda su familia”.
En la misma red social se sumaron las condolencias de varios clubes del país, entre ellos el San Isidro Club, donde Guillermo Figallo comenzó a jugar, Universitario de Tucumán, Suri de Jujuy, Zenta de Orán, más el resto de los clubes de nuestra ciudad.


Ultimo adiós

 

Los restos de Guillermo Figallo son velados en la casa de sepelios Caruso (Zuviría 375) desde ayer.
El exjugador y entrenador del Jockey Club será sepultado a las 18 en el cementerio de San Lorenzo.
Gran cantidad de amigos y familiares se acercaron a despedir al “Chipi” Figallo (p).

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...