Fuentes de la minera brasileña, Vale, confirmaron que la empresa logró el viernes un acuerdo con el Gobierno nacional para abandonar el proyecto de potasa Río Colorado, suspendido en marzo por razones de costos.

“Vale firmó hoy un acuerdo para ejecutar las medidas de despidos de los trabajadores de Potasa Río Colorado. El proceso empezará la semana que viene”, le aseguraron fuentes de la firma brasileña a Infobae.

Por su parte, el gobernador de Mendoza, Francisco Pérez, anunció el viernes por la tarde el acuerdo alcanzado con Vale, la UOCRA y empresas contratistas para que 2.900 empleados que se desempeñaban en el proyecto PRC, en el sur provincial, cobren medio sueldo hasta el mes de octubre.

Mediante los acuerdos firmados entre representantes de los distintos sectores, se cancelan además las deudas con los empleados hasta el 31 de marzo y se establece que recibirán también una gratificación extraordinaria de cinco medios sueldos, pagados en cuotas iguales y consecutivas hasta octubre.

Río Colorado era una inversión que buscaba convertir Argentina en un gran exportador de potasa, un mineral usado para fabricar fertilizantes.

El presidente de Vale, Murilo Ferreira, ya había declarado en la víspera que la compañía estaba en vías de negociar su salida ‘de la forma más serena y pacífica posible‘.

Vale anunció la decisión de suspender Río Colorado a comienzos de marzo, luego de intentar negociar durante meses con el Gobierno mejores condiciones para permanecer en el proyecto.

La compañía colocó al proyecto en revisión en abril del 2012 debido a preocupaciones con la inflación, impuestos, infraestructura y política cambiaria, según dijo en una oportunidad el titular de la firma con sede en Río de Janeiro.

La empresa ya desembolsó 2.500 millones de dólares en el proyecto, cuyo presupuesto oficial es de US$ 6.000 millones. Sin embargo, el total del proyecto podría llegar a los 10.900 millones de dólares debido al aumento de costos y a nuevas condiciones económicas, según la estimación de analistas.

El proyecto, localizado en Mendoza, incluye 800 kilómetros de líneas férreas y una terminal en el puerto de Bahía Blanca.

En diciembre, poco antes de liberar a sus trabajadores en Argentina con licencia remunerada y suspender las obras, Vale dijo que estaba buscando un socio para negociar parte del proyecto y ayudar a solventar los costos, en un momento en que el gigante minero trata de concentrar inversiones en su principal negocio, el mineral de hierro.

Por su parte, la presidente brasileña Dilma Rousseff dijo el jueves tras un encuentro con Cristina Kirchner que confiaba en un acuerdo entre Vale y la Casa Rosada.

‘El diálogo es el mejor camino para encontrar soluciones. Por eso tenemos la convicción de que la empresa brasileña Vale (...) encontrará un camino para construir el mejor acuerdo posible con las autoridades argentinas‘, comentó Rousseff en una breve declaración tras la reunión.

Fuente: Infobae

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...