El paro del campo arrancó ayer con protestas y panfleteadas en algunas rutas del país. La medida continuará hasta el próximo miércoles, convocada por la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias, en reclamo de una política nacional agropecuaria.

A la vera de la autopista Buenos Aires-Rosario, a la altura de la ciudad santafesina de Villa Constitución, el presidente de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi, insistió con que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se “ha ensañado con el campo”.

Buzzi dio un discurso parado sobre un acoplado, rodeado de productores que hacían flamear banderas argentinas: “No pudo superar la derrota del 2008”, por la crisis de la resolución 125, dijo el dirigente haciendo mención a la mandataria.

El presidente de la Federación Agraria descartó un desabastecimiento de carnes, aseguró que productos perecederos como la leche, frutas y verduras pueden transportarse y comercializarse, e hizo hincapié en la emergencia en la que hoy viven las economías regionales. No ahorró críticas al ministro de Agricultura de la Nación, Norberto Yauhar, porque “es de cartón” y porque “está vacío de políticas”.

El paro fue convocado por la Federación Agraria, Sociedad Rural Argentina, Coninagro y Confederaciones Rurales Argentinas. Todas están confiadas en que será alto el acatamiento de los productores rurales y detalló que muchos van a estar en las rutas panfleteando y difundiendo sus reclamos a los automovilistas.

Lo que se muestra

“El Gobierno exhibe 100 millones de toneladas como si fuese un logro propio y nosotros podemos decir que hay 100 millones de toneladas a pesar de este gobierno”, planteó Buzzi. El dirigente alertó que hoy el estancamiento económico está en el interior y termina pasando a las ciudades. “Se han complicado tanto las cosas que no hay una sola medida que resuelva todos los problemas. Lo que hay que reconocer es que hay problemas y eso es lo que no reconoce este Gobierno”, se quejó.

Buzzi indicó que a la presidenta Cristina Fernández le diría que “esto así no va más” y que a la sociedad le plantearía que los ruralistas “no somos responsables de la inflación y del costo de los alimentos”.

“Mientras peor le vaya al interior, más alta se hace la Villa 31, ya tiene cinco pisos. La pobreza aumenta y la migración interna continúa y se sigue trasladando a las grandes ciudades”, planteó refiriéndose al asentamiento ubicado en Retiro.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...