El mercado inmobiliario, un termómetro de la economía que representa el 6% del PBI a través de las diferentes ramas que desarrolla, viene muy golpeado en los últimos tiempos. La debacle comenzó en octubre del 2011, cuando el gobierno para combatir la fuga de divisas, introdujo el “cepo” cambiario, mediante el cual restringía paulatinamente la circulación del dólar, situación que impactó fuerte en el sector inmobiliario. A partir de allí la caída se hizo sostenida, marcando un retroceso del 47% en setiembre de 2012, comparado con el mismo mes de 2011.

Hoy la situación, si bien mejoró en el sector de la construcción, se complicó más en la compra venta de viviendas usadas, una especie de oxigeno de la actividad. De acuerdo a datos suministrados por Roberto Arévalo, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, en junio de este año la caída en Capital Federal y Provincia de Buenos Aires rondó el 45%, una cifra que preocupa cada vez más a los empresarios de la actividad. Claro que éste porcentaje crece más en muchas ciudades del interior, dónde se siente el impacto de manera doble.

Cabe destacar que el precio en dólares de departamentos usados registró en el primer trimestre del año un retroceso interanual del 32,6 por ciento de acuerdo con un relevamiento privado, en momentos en los que el Gobierno busca reanimar el mercado inmobiliario con los Cedin surgidos del reciente blanqueo de capitales, tras los inconvenientes generados en el sector por las restricciones cambiarias y el cepo al dólar.

Frente al escenario que se avecina, desde la propia Cámara que nuclea al sector inmobiliario salieron a hacer docencia en distintas provincias en procura de interesar a la gente sobre el nuevo instrumento y en virtud de que en los últimos cuarenta días las pocas operaciones que se concretaron fueron casi exclusivamente pagadas a través del Cedin. Si bien todavía es muy poco, en relación a lo que pretende el gobierno, la esperanza es lo último que se pierde y a ella se aferran los desarrolladores y operadores inmobiliarios.

Por el momento y aunque está lejos de cubrir las expectativas iniciales, consideran que es la única posibilidad que queda para reactivar el mercado.

Según los datos del Colegio de Escribanos porteño, en los primeros 5 meses del año sólo en Capital Federal se vendieron inmuebles por US$ 1.235,3 millones, y la mayor parte de las operaciones se hicieron en un segmento de precios inferior a los US$ 80 mil, aproximadamente.

“Aunque apenas se mueve el mercado, las ventas que se hacen son aquellas en las que intervienen los Cedin, advirtió un especialista, que aseguró que quienes tienen dólares declarados todavía muestran mucha cautela y piensan en esperar hasta después de las elecciones por lo menos, para usarlos.

El problema que tiene el mercado es básicamente la falta de confianza y la incertidumbre sigue siendo muy grande.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...