Griselda Medina es la única hija mujer en su familia. Creció rodeada de sus hermanos y... ¿a qué jugaba? Sí, al fútbol. Desde niña, su camino parecía estar marcado porque siempre sobresalió entre sus compañeras en los equipos de fútbol. No recibió formación en ningún club, aprendió a jugar en la canchita del barrio, donde se juntaba con amigos y hermanos.

Su talento es innato, y con su taquito y gambeta -juega de enganche o delantera- conquistó el ambiente del fútbol, fue por eso que a medida que pasó el tiempo se le presentaron oportunidades para dar el gran salto a nivel nacional como jugadora. Gracias a las pruebas que el entrenador de la Selección argentina de fútbol femenino, José Borello, realizó en Salta, Gri, como le dicen sus amigos, fue una de las salteñas elegidas para formar parte del equipo nacional. Pero para las mujeres, y más siendo del interior, es difícil mantenerse por la falta apoyo institucional.

Griselda volvió a Salta, tiene 27 años y una hija, es profesora de Educación Física y dicta clases en un colegio privado. Pero nunca abandonó el fútbol, o el fútbol nunca la abandonó a ella, porque las oportunidades se le siguieron presentando: hace dos semanas fue a prueba a River Plate. Ella misma contó cómo llegó al club de Núñez. “Me recomendó un veedor que me había observado jugar en la Selección argentina y después mantuve comunicación con Ramón Gómez, que es el director técnico del fútbol femenino de River. El me llamó una semana a prueba y el penúltimo día de esa prueba me dijo que llegué al club con la mentalidad que él necesitaba y me quedo. Ahora todo depende de mí; tengo que ver el tema del trabajo y si me conviene o no”, relató.

Griselda está viviendo su sueño, ¿qué pasará mañana? No importa. Disfrutó de cada uno de los entrenamientos, y contó: “En cuanto a lo futbolístico, se podría decir que esto es un escalón más que en Salta. Los entrenamientos diarios son mínimamente de tres horas y la atención del director técnico es muy profesional, siempre está al pendiente de nosotras. El nivel es muy bueno”.

Su futuro todavía no está definido pero a pesar de las dificultades que deben sobrellevar las jugadoras de fútbol en Salta, como ser la falta de canchas, el desinterés por parte de algunas instituciones para organizar campeonatos, Griselda Medina ya marcó un camino. Y seguramente esto abrirá puertas para que otras chicas también lleguen a River.

“Estuve hablando con Ramón Gómez, el entrenador de River, del fútbol de Salta, de las ligas y cómo se manejan y recomendé a algunas chicas; ahora depende de lo que ellos necesiten y estén buscando”, explicó ella misma, ilusionada con que otras compañeras puedan cumplir también sus sueños.

Griselda tiene en claro su objetivo, pero vive con los pies sobre la tierra. “Mi objetivo es quedarme pero depende de las posibilidades que me brinden para terminar de definir, sino será una gran experiencia más y estaré volviendo a mi Salta querida”, dijo. Más allá de que se quede o no en River, su historia está marcada como un ejemplo de perseverancia y dedicación; su sueño de llegar al fútbol grande ya está realizado.

 Las dificultades para llegar

El camino para que una mujer llegue a jugar el fútbol grande de la Argentina es a veces más difícil que para los hombres. En muchas ocasiones, para las chicas no existe un respaldo institucional, una continuidad en los entrenamientos ni tampoco una dedicación exclusiva al fútbol. En el caso de Griselda, a pesar de que juega desde los nueve años por pasión, siempre tuvo otras prioridades antes que el fútbol: primero el colegio, luego su formación superior y ahora su trabajo como profesora de educación física, dictando clases en un colegio privado. En Buenos Aires, si es que decide quedarse, no habrá dedicación exclusiva al fútbol ya que deberá continuar trabajando.

La realidad del fútbol femenino en Salta

Este año el fútbol femenino no se vinculó con el Consejo Federal a través de la Liga Salteña por motivos económicos y los equipos no participaron de campeonatos organizados a nivel nacional.
Pero hace algunos meses siete clubes se reunieron y decidieron conformar una Federación de Fútbol Femenino para organizar el Torneo Interclubes “Vanesa Sotelo”, y así demostrar solvencia propia para volver a formar parte de la Liga Salteña de Fútbol como años anteriores y también competir en torneos del Consejo Federal.
Durante las primeras fechas compitieron siete equipos en el torneo interclubes, pero actualmente son once los que integran el certamen, y cada uno de ellos cuenta mínimamente con quince jugadoras.
Además, también existen campeonatos en diferentes barrios que nuclean a chicas de todas las edades en competencia.
Y en los últimos años, los complejos de canchas de fútbol 5 comenzaron a organizar competencias para las chicas con dos divisiones: destinadas a las experimentadas y otra para las chicas que solo quieren divertirse y no tienen tanta formación. Estos torneos reunieron alrededor de veinte equipos y el éxito fue tal que algunos complejos ya se están organizando los campeonatos clausura para disputarlos en los últimos meses de este año.

Fútbol para las niñas

Una innovadora iniciativa tiene Aprocen y la llevará a cabo en los próximos meses. La asociación que nuclea el fútbol amateur de Central Norte anticipó que organizará un campeonato infantil de fútbol femenino, destinado para las categorías 2007, 2006, 2005, 2004, 2003 y 2002, así como sucedió con el Torneo Los Cuervitos. De esta manera, las pequeñas que practican el más popular de los deportes podrán entrar en competencia con sus pares de toda la provincia.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...