El fiscal de la Cámara Penal de Rosario, Guillermo Camporini, confirmó esta mañana que se elevó a 13 la cifra de muertos por la explosión de un edificio de esa ciudad, ocurrida el martes pasado, y reconoció que “hasta ahora hay un estado de sospecha importantísimo” sobre la responsabilidad del gasista Carlos García.
Camporini dijo además que hoy podría recuperar la libertad el ayudante de García, Pablo Miño, y opinó que el siniestro “es producto de que ha fallado una serie de controles”.

El fiscal indicó que ayer “a las 11 apareció un cadáver” que “hasta anoche no se pudo sacar porque estaba muy aplastado por los elementos que habían caído, y después, a la tarde-noche, aparecieron dos cadáveres más. Tenemos 13 muertos”.

Consultado sobre si la empresa Litoral Gas podría ser citada a declarar como eventual responsable de la tragedia, contestó: “Hasta ahora, hay un estado de sospecha importantísimo respecto, sobre todo, del gasista. La situación del ayudante es totalmente distinta. Hoy se podría resolver su situación” de detención.

“Hay algo que la lógica indica: esto es producto también de que ha fallado una serie de controles. Eso está comprobado. Cuando ocurre el suceso, se decide hacer un allanamiento en Litoral Gas para retirar documentación”, prosiguió.
Camporini destacó que “en un primer momento, había gente que señalaba que había un vehículo (de Litoral Gas) estacionado en la puerta. Unos segundos antes de la explosión, se habría retirado del lugar”.

Agregó que se verificaron “varios reclamos, eso se pudo comprobar con los registros informáticos y planillas. (Una cuadrilla) había estado el día 24, el 26 de julio y el 2 de agosto”.
“También se le tomó declaración a los dos inspectores. Confirmaron eso y adujeron que habían cortado el gas, que había una pérdida en una válvula‘, continuó.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...