Juventud Antoniana necesitaba el triunfo como el agua ante San Martín de Tucumán, en su atípico escenario (juega de local en el Gigante del Norte, ante una buena concurrencia).
Un triunfo podría ubicar al santo en el tercer lugar, por debajo de Unión Aconquija y de Central Córdoba de Santiago del Estero, en zona franca de clasificación al repechaje por la segunda plaza de ascenso. El santo buscó la victoria en el primer tiempo, pero con escaso volumen (tal es así que la única acción de riesgo de la primera mitad fue una acción de Navarro que controló Pave), pero también lo sufrió en las contras y Mariano Maino (la figura en los primeros 45 minutos) respondía con buenos reflejos, por lo que el primer período terminó con una leve superioridad por parte del visitante.
Sin goles, con escasas emociones y la impotencia de su gente por la escasa producción del equipo marcaban hasta el momento los principales matices de la noche en la Vicente López.
Pero el desahogo llegó en el inicio del complemento, con el gol de Balvorín que llegó tras una buena maniobra de Marcos Litre. El santo arrancó con otra actitud en el complemento y sueña con que la clasificación y un hipotético ascenso aún son posibles.
Pero en el minuto 43 Velazco lo empató y enmudeció el Gigante del Norte. Previamente, el DT del santo Alberto Pascutti se desplomó en el banco de suplentes y se retiró con fuertes dolores en el pecho, por lo que tuvo que ser atendido, retirado en camilla y posteriormente trasladado a un nosocomio de nuestra ciudad, donde está siendo atendido. Pero la cosa no terminó allí. Porque en el minuto final llegó una acción de peligro para el local y el juez González no dudó en marcar penal para el antoniano. Luis "Mecha" Rodríguez cambió penal por gol y el santo tuvo un desahogo Gigante. Ganó, se ilusiona con la clasificación y quedó provisoriamente tercero en la zona.,

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...