Tras el lamentable fallecimiento de la docente Evelia Murillo, quien quiso defender a una jovencita wichí de ser víctima de un abuso, el intendente de Tartagal Sergio Leavy admitió que la escuela de El Bobadal está completamente incomunicada.
En diálogo con El Tribuno, Leavy manifestó que el establecimiento educativo quedó aislado porque la mayoría de la gente se fue a vivir a la ciudad. "Tan es así, que pegadita a la escuela hay una sola vivienda que es la de Cortez -el acusado del crimen- y hay una pieza donde vivía la chica wichí con tres niños, que fue a quien la maestra defendió del abuso. Después de eso, la vivienda más cercana de la escuela está a dos kilómetros".
Según el jefe comunal, de ocho escuelas tartagalenses que tienen similares condiciones a la de El Bobadal, ésta era la única que no tenía ningún tipo de comunicación: "Hay otras que tienen señal de celular", aseveró.
Pese a conocer la situación de aislamiento de la institución, no se tomaron medidas de prevención para dotar de una herramienta de comunicación a la escuela albergue a la que asistían 36 niños. Leavy manifestó que se llevó agua potable a través del acueducto de Tonono y se trabaja en la electrificación de la ruta 86: "Mucha gente del campo se vino a la ciudad y las escuelas quedaron solas y desprotegidas. Esta escuela tiene una matrícula de 36 chicos, de los cuales 15 son del paraje y los otros son de zonas aledañas. La sosteníamos abierta para no perder la matrícula pero estuvimos hablando con gente de Obras Públicas para trasladarla a un lugar que esté más poblado".
Con respecto a las opiniones del vicegobernador Andrés Zottos acerca de que lo sucedido es "un problema cultural", Leavy manifestó que no son muchos lo casos "donde los criollos vivan tan cerca de los aborígenes" y explicó: "Los aborígenes viven en misiones y tienen escuelas cerca, pero están bastante separados de los criollos y no tenemos conocimiento de que estas cosas sucedan".
Asistencia psicológica
Un grupo de cuatro psicólogas junto con asistentes sociales fue enviado a la zona de El Bobadal para brindar asistencia a los niños que asisten a la escuela y a los pobladores de la zona. "Estamos totalmente desconcertados", dijo Leavy. "El municipio tiene un gabinete con dos psicólogas y otras dos se ofrecieron a trabajar solidariamente. También enviamos las asistentes sociales con las que contamos y trabajamos en conjunto con la supervisora del Ministerio de Educación, que también se trasladó a la zona".
¿Considera que el Gobierno se ...



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...