Luego de una extensa y dificultosa competencia, los atletas Florencia Huerga y Miguel Angel Farfán visitaron la planta editorial de El Tribuno, para hablar sobre lo que dejó esta nueva edición del Columbia Raid de los Andes.

“Con el deporte conseguís bienestar emocional”, dijo una de las mejores en categoría damas, quien marcó un excelente tiempo en la tercera etapa, de las Salinas Grandes.

Y agregó: “Hay mucha gente que se está animando a competir y eso es muy bueno porque más allá del podio, el deporte es salud”.

Con respecto a los tres días de competencia, Farfán (quinto en la general), comentó: “Es muy dura por los tramos que hay, pero también es difícil en lo económico, ya que es una carrera cara y no quiero olvidarme de los amigos que me ayudaron a solventar los gastos. Yo puse el esfuerzo y ellos el apoyo”.

“La carrera es de 60 kilómetros y se divide en tres etapas que a medida que avanzás, se incrementa la dificultad. Hay mucha exigencia física y mental”, sostuvo Florencia.

“En el río Chorrillos, en el primer tramo, me caí y no fue un buen día para mí, pero pude tener una mejor competencia en la etapa más dura que es la segunda, entre Tumbaya y Purmamarca, y ya en la tercera, a 3.500 metros sobre el nivel del mar, terminé primera”.

La camaradería

La competencia en sí no tuvo complicaciones y fue seguida de cerca por un importante número de personas, pero fuera de la carrera, los atletas la pasaron muy bien, según contaron.

“Hubo un campamento durante la primera noche y los organizadores del Club de Corredores nos esperaron con asado. Allí compartimos la cena y charlas con diferentes deportistas. Fue algo muy lindo”, dijo Miguel.

“Durante las etapas también estuvieron muy pendientes de nosotros y nos hidrataron constantemente”, se sumó Florencia.

Ya en la segunda etapa, debido al clima, los atletas fueron alojados en hostales y recibieron vouchers de restaurantes, “pero nos pidieron que cenemos liviano”, dijeron entre risas.

Luego de la última etapa, cada uno pudo elegir su comida “y ahí nos desquitamos”, se sinceró Huerga.

“Se sumaron jóvenes”

A diferencia de años anteriores, los atletas afirmaron a este matutino que en la carrera disputada durante la semana pasada “se sumaron muchos jóvenes”. “En esta oportunidad vi a una chica

Pudieron tocar el cielo con las manos

Entre el 9 y 11 de mayo las provincias de Salta y Jujuy fueron centro de esta competencia de montaña que llevó a los participantes a experimentar la sensación de llegar más alto que las nubes y a disfrutar del infinito horizonte de la Puna.
Hubo tres etapas: Chorrillos y Campo Quijano, en la primera, y Tumbaya y Purmamarca, en la segunda, mientras que en la última los ochocientos corredores arribaron al escenario natural de Salinas Grandes, donde atravesaron este desierto blanco y encandilador de 212 km2, a lo largo de 10 kilómetros que, por primera vez, se realizó en nuestro país.
Daniel Simbrón terminó primero, lo siguieron Domingo Lama y el salteño Javier García, quien fue el mejor de la última etapa, completando el podio de los ganadores de una competencia sumamente atractiva.
Las mujeres también participaron de esta competencia, realizando un excelente desempeño.
La ganadora fue Virginia Gálvez, quien mantuvo su liderazgo como en los días anteriores. Con un tiempo total acumulado de 05:26:05, obtuvo el primer puesto y entró en el Top 20 de la clasificación general.
En una pelea aparte y con una diferencia de tan solo 20 segundos entre sí, completaron el podio Andrea Moneta (5:36:18) y Valentina Cha (05:36:37).

de 22 años y muchos que no llegan a los 30 años. Me puso muy contenta ver que hay más entusiasmo en la juventud”, aseguró Florencia.

Por su parte Farfán, el quinto en la general, explicó: “Este tipo de eventos sirve para sacar a los más chicos de las drogas y el alcohol, por eso necesitamos el apoyo de todos para valorar la competencia que nuevamente pasó por nuestra provincia”, cerró .

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...