El duelo entre los pilotos de Mercedes, el alemán Nico Rosberg y el británico Lewis Hamilton, continuó ayer en Mónaco, donde el germano se impuso a su compañero de equipo, segundo, al australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), tercero, y al español Fernando Alonso (Ferrari), cuarto.

En la sexta carrera de 2014, no varió lo que se está convirtiendo en regla esta temporada: doblete de Mercedes. En Mónaco, eso sí, hubo una pequeña variación: Rosberg, que partía con la pole, ganó, como en Australia, mientras que Hamilton, que venía de encadenar cuatro triunfos, lo miraba desde el segundo escalón del podio.

Esta victoria permite a Rosberg recuperar la cabeza del campeonato de pilotos, por delante de Hamilton que perdió tiempo al final de la carrera al sufrir problemas de visión en el ojo izquierdo. Pero, pese a las molestias, consiguió aguantar los ataques de Ricciardo, quien salió mal pero terminó bien.

El otro piloto de Red Bull, el campeón del mundo alemán Sebastian Vettel, tuvo que retirarse antes de tiempo por un problema en su motor Renault, ahondando en su irregular inicio de temporada.

Mientras, otro campeón del mundo, el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), que tuvo una excelente largada desde la tercera posición colocándose tercero, vio cómo se desvanecían sus opciones cuando pinchó un neumático.

Alonso, su compañero, no pudo alcanzar el podio y solo logró ser cuarto por delante del alemán Nico Hulkenberg (Force India), que está siendo muy constante en lo que va de año, puntuando en todas las carreras. El cuarto puesto le permite al español mantener la tercera plaza del Mundial de pilotos, con 61 puntos.

En cuanto a los pilotos sudamericanos, solo el brasileño Felipe Massa (Williams) consiguió completar la carrera y fue séptimo. El venezolano Estaban Gutiérrez (Lotus) y el mexicano Sergio Pérez (Force India) no dieron un solo giro al circuito.

“Necesitaba romper la racha”

Nico Rosberg (Mercedes) afirmó ayer, tras ganar el Gran Premio de Mónaco, que necesitaba “romper la racha” de su compañero británico Lewis Hamilton, que llevaba cuatro victorias consecutivas.

“Es una victoria especial, seguro, porque Lewis estaba en esta racha de resultados y necesitaba romper esa racha, algo que intenté hacer este fin de semana. Por supuesto, ser líder otra vez del Mundial y ganar en Mónaco es algo genial”, destacó Rosberg.

“No sé si es la victoria más importante, pero seguro que es muy importante porque Lewis (Hamilton) estaba en un gran momento de resultados y yo necesitaba frenarlo, algo que conseguí hoy (por ayer). Todavía es muy pronto y el campeonato va a ser una batalla muy dura”, advirtió Rosberg.

En tanto, Hamilton (Mercedes), afirmó que durante una parte de la carrera estuvo “manejando con un solo ojo”, debido a que le entró suciedad en el casco. “Nunca me había pasado antes. Mantuve el visor cerrado, pero había algo de viento. Me acerqué a Nico (Rosberg) y de repente algo de polvo o suciedad entró en mi ojo, de manera que estuve manejando con un solo ojo, lo que es casi imposible de hacer”, relató Hamilton.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...