Tras el hallazgo de un joven muerto en la escuela Alberdi, la psicóloga Lucrecia Miller, titular de la fundación Papis (Programa de Apoyo para una Infancia Segura), resaltó la importancia de tener en cuenta las alertas que brinda una persona que va a tomar la decisión de quitarse la vida. 

Lucrecia Miller, titular de fundación Papis

“Existe un mito que dice que una persona que se va a suicidar no avisa, va y lo hace. Al contrario, avisan constantemente y luego lo hacen”, enfatizó Miller en diálogo con El Tribuno. En ese sentido, la profesional explicó que el suicidio es un proceso que se va agudizando y activando una serie de dificultados que el joven, en este caso, ha ido manifestando a lo largo de su vida. “Creo que lo que caracteriza a un chico que llega al suicidio es la dificultad para poder sortear las situaciones conflictivas de la vida. Incurre en una situación crítica, que provoca tal nivel de angustia que el suicidio viene como una salida y no en sí como el deseo de matarse”, explicó. 


Algunos de los principales motivos que pueden conducir a un suicidio son las pérdidas afectivas, las rupturas o situaciones de pérdida de algún ser querido: “Es el distanciamiento de figuras de amor. Son personas sumamente vulnerables y dependientes, que hay hecho su maduración pero con un déficit. Cuando el chico debería tomar una posición más autónoma en la vida, muestra la vulnerabilidad de no poder hacerlo por sí mismo y cae en una situación de desesperanza absoluta que lo lleva a este final”. 

Las alertas 

Como familia, amigos, compañeros de colegio, docentes o seres queridos, se pueden detectar alertas que brinda una persona que tiene intención de quitarse la vida. Lucrecia Miller destaca entre ellas a los cambios de humor, “detectar que el chico no esté transitando una patología depresiva donde pierde la motivación en sus actividades cotidianas; donde tiene grandes dificultades en la escuela; se aisla o está taciturno”. Sin embargo la profesional subrayó: “A veces son más explícitos y dicen cosas como ‘ya se te van a terminar los problemas cuando yo no esté más’, o distribuyen sus objetos valiosos como una bicicleta o un perro”. 


“Todo esto es un proceso que nos da tiempo para maniobrar. Nunca los suicidios son intempestivos, son sucesos prevenibles y previsibles si hay un entorno que está atento y se dan cuenta de los cambios anímicos en su comportamiento, que también se pueden notar en dibujos o en cartas”. Miller destacó que detectar estas alertas no es un 100% eficaz para evitar un suicidio, pero “brinda más posibilidades de intervenir en este proceso para que no lleguen a la visión de túnel, que es el último paso a dónde no se ve ninguna luz de esperanza”.


Por otra parte, Miller remarcó “la deuda siempre abierta de la falta de políticas públicas” y comentó: “De las estadísticas que recibo de la Red Argentina de Suicidología, Salta y Jujuy están entre las provincias con mayor índice de suicidio. Superamos ampliamente el concierto de todo el país”. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...