“Para ser el mejor tengo que levantar la Copa en Brasil”, dijo una y mil veces Lionel Messi cada vez que fue comparado con la magia de Diego Armando Maradona. Y, seguramente, este será uno de los deseos que pedirá la Pulga a la hora de soplar las velas.
Lionel Messi, capitán del seleccionado argentino, festejará mañana sus 27 años en plena disputa del Mundial Brasil 2014, que de momento, lo tiene como goleador y jugador más influyente del equipo de Alejandro Sabella.
El astro, nacido en Rosario el 24 de junio de 1987, recibirá la fecha en la ciudad de Porto Alegre, donde el plantel llegará esta noche para la disputa de su último partido por el Grupo F ante Nigeria.

Como es costumbre en la intimidad del plantel argentino ante cada cumpleaños, la Pulga será agasajado en su día -el mismo en el que Juan Román Riquelme cumplirá 36- con una torta en la concentración del hotel Deville, sin contacto con sus familiares.

Messi y el resto de los futbolistas pasó junto a sus seres queridos la tarde del sábado y el domingo, tras la victoria frente a Irán (1-0) en Belo Horizonte que clasificó al equipo para los octavos de final.
El astro albiceleste disputa su tercer Mundial luego de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, a la búsqueda del único título que resta en su formidable carrera.

Tras una década de trayectoria como profesional, ganó 21 coronas con el club catalán (14 nacionales y 7 internacionales), se convirtió en el máximo goleador histórico del club (354 tantos en 425 partidos) y fue el único futbolista de la historia elegido por la FIFA como el mejor del mundo durante cuatro temporadas ininterrumpidas (2010, 2011, 2012 y 2013).

Con la camiseta el único club que defendió, fue seis veces campeón de la Liga de España (2005, 2006, 2009, 2010, 2011 y 2013); tres de la Liga de Campeones de Europa (2006, 2009 y 2011) y dos del Mundial de Clubes (2009 y 2011), entre sus logros más importantes.

En el seleccionado argentino, Messi fue campeón mundial sub 20 en Holanda 2005 y medalla de oro en los Juegos Olímpicos Beijing 2008, pero nunca pudo ganar un título con el equipo mayor.
De todos modos, el rosarino se convirtió en el segundo máximo goleador del equipo albiceleste (lleva 40 goles en 88 partidos), detrás de Gabriel Batistuta (56).
Más de la mitad de sus tantos con Argentina (22), los anotó en la era de Alejandro Sabella, que comenzó en septiembre de 2011 y coincidió con la asunción de su capitanía en lugar de Javier Mascherano.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...