El Gobierno pide tiempo y los gremios se impacientan, incluidos los más cercanos a la Casa Rosada. Ayer varios dirigentes sindicales coincidieron en que si el Ejecutivo no sube el mínimo no imponible en el corto plazo, las medidas de fuerza -marchas y paros- son un hecho con fecha cercana.
Los contactos, por ahora, no están rotos. El lunes el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, recibió al líder de la CGT oficialista, el metalúrgico Antonio Caló. Y hoy será el turno del titular de la CTA cercana al Ejecutivo, Hugo Yasky. Ambos dirigentes llegaron con el mismo tema en agenda: el impuesto a las Ganancias, una suba del mínimo, que el impuesto no se aplique al aguinaldo y que se modifique la escala para efectuar la retención del tribuno.
A Caló, Capitanich le pidió tiempo porque en la Casa Rosada esperan primero ver cómo se resuelve el conflicto con los fondos buitre antes de tomar una medida que modificará los ingresos de las arcas nacionales.
Todo hace pensar que lo mismo le dirá hoy a Yasky, aunque al diálogo, pactado a las 11, llegan con un discurso más que encendido.
Ayer Capitanich dijo que los reclamos gremiales por Ganancias responden a "razones políticas". Y la réplica le cayó en minutos: suponer eso "es una pavada", lanzó Yasky, "es tan claro que esto hace falta cambiarlo y él mismo lo reconoce".
Otras voces sindicales se escucharon ayer sobre el tema Ganancias.
El secretario general de UPCN, Andrés Rodríguez (miembro de la CGT oficial), advirtió que si el Gobierno no modifica el impuesto que se descuentan a los trabajadores con sueldos superiores a 15.000 pesos, habrá "medidas de acción directa".
Rodríguez estuvo junto a Caló en la reunión del lunes con Capitanich.
"No nos dieron un plazo para la respuesta, pero tiene que ser a la brevedad. No queremos enturbiar una situación internacional que está atravesando el Gobierno con los holdouts. Pero a partir de esa definición, tenemos que tener una respuesta firme", sostuvo Rodríguez.
Al jefe de Gabinete y al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, "les dejamos un abanico de posibilidades: desde una medida más de fondo, que es un proyecto de ley que modifique las escalas internas de Ganancias, hasta la posibilidad de ver cómo se exceptúa el medio aguinaldo o los adicionales de ese impuesto y también la posibilidad de la elevación del mínimo no imponible".
Desde el arco opositor, el líder de la CTA Pablo Micheli dijo que es "casi seguro que el paro" que realizará esa central obrera junto a la CGT que encabeza Hugo Moyano "será la segunda semana de agosto".

Asignan al reclamo "razones políticas"

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, relativizó ayer el reclamo por la actualización del Impuesto a las Ganancias realizado por parte del titular de la CGT oficialista, Antonio Caló, al considerar que esas demandas "pueden intensificarse por razones políticas".
Un día después del encuentro con Caló, el jefe de Ministros dijo: "Estamos hablando de 10 millones de personas (trabajadores y jubilados) de los cuales el 10 por ciento, un millón, contribuyen" ese gravamen.
Capitanich afirmó que "pareciera que con las paritarias y el incremento de salarios han aumentado el número de trabajadores que pagan impuestos y esto no es así".

Coparticipable

Sobre el reclamo concreto de la central obrera, Capitanich dijo que "hay una casuística integral que estamos analizado y cuando tengamos una decisión la publicaremos", pero en medio de esa evaluación que hará el Gobierno, aseguró que "Ganancias es coparticipable y puede afectar el resultado fiscal de una provincia".
Aseguró que "los reclamos pueden intensificarse por razones de carácter político", y ratificó que sigue vigente la exclusión del tributo a quienes perciben un salario "menor a 15 mil pesos".


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...