Ayer se cumplieron tres años de la desaparición de María Cash, la joven diseñadora de modas que partió de su casa de Barracas, en Buenos Aires, camino a Jujuy y quien en territorio salteño dejó las improntas de un caso que avergenza..

Salió de Buenos Aires el 4 de julio de 2011 desde la terminal de Retiro hacia Jujuy. En Rosario de la Frontera bajó del ómnibus por razones nunca del todo esclarecidas, aunque hay testimonios que dicen que se bajó porque no le gustaba el ambiente.

Cuatro días después, el 8 de julio se la vio por última vez en el expeaje de Aunor. Fue filmada caminando en busca de alguien quien la llevara hasta Jujuy, supuestamente.

En las imágenes se observa el momento en que sube a una camioneta Chevrolet C10 color bordó. También se la ve hablando con un efectivo de la policía de Salta. Es la última imagen que se tiene de la joven desaparecida.

Durante los primeros meses fue la justicia provincial la que llevó la causa. Luego, ante la inacción y por pedido de la familia tomó intervención la jueza federal porteña María Servini de Cubría.

A partir de elementos de prueba reunidos en la causa se planteó como principal hipótesis que la joven había sido víctima del delito de trata de personas por lo que la investigación pasó al fuero federal y actualmente se tramita en el Juzgado Federal 2 de Salta, sin resultado alguno.

La desgracia de su desaparición y las pocas noticias sobre su paradero hicieron que su padre iniciara a cuenta propia una intensa búsqueda por todo el país.

En ese menester, Federico Cash murió en una ruta de La Pampa el pasado 30 de abril cuando perseguía una pista aportada por las tantas almas solidarias argentinas, que no olvidan el lamentable caso, prácticamente sepultado en el pasado de la Justicia local. La muerte del padre de María Cash fue motivo para que la Comisión de Familiares contra la Impunidad dedicara su marcha número 164 del viernes 2 de mayo a Federico Cash, una solidaridad y un abrazo de tantos salteños que padecen el inenarrable dolor de la impunidad de los asesinos de sus familiares. El caso María Cash es una herida abierta, es un cachetada a la sociedad, cansada de la impunidad y de la resolución poco clara de causas que en su momento causaron estupor. María Cash, vive en cada marcha y en cada protesta contra la impunidad.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...