A fines del año pasado hubo un accidente en una de las salas de quirófanos del principal nosocomio de la provincia, que provocó la evacuación de los trabajadores sin afectar la agenda de intervenciones, ya que cuando ocurrió el hecho no había operaciones pautadas. A raíz de ese hecho, tal como sucedió con otro episodio que involucró sustancias tóxicas un par de años atrás, se puso bajo la lupa el funcionamiento de estos espacios en el centro hospitalario. Hoy siguen sin funcionar dos de los diez quirófanos.
Semanas después del último derrame, sobre el que las autoridades de la institución adujeron que se trató de una mezcla accidental entre líquidos de limpieza y elementos químicos propios de un sitio de operaciones, sectores de trabajadores denunciaron que había varias salas que estaban fuera de servicio.
El Tribuno consultó al subgerente del hospital, Jorge Coronel, quien reconoció que hubo ciertos problemas con la operatividad de algunos quirófanos pero comentó que están llevando a cabo un plan para que rápidamente queden todos en actividad.
Según dijo el reemplazante de Darío Flores, que quedó fuera de su cargo tras solicitar una auditoría para la nueva gerencia, encabezada por Ramón Albeza, asumido en febrero del año pasado, actualmente hay ocho quirófanos funcionando sobre un total de diez existentes.
"Los quirófanos se han recuperado de la situación de crisis que habíamos tenido por distintos motivos, también se recuperaron mesas de anestesia", aseguró Coronel y luego añadió que "en este momento tenemos prácticamente ocho quirófanos funcionando de los diez totales que hay".
Agregó que además de las acciones propias que realiza el nosocomio para mantener y refuncionalizar los quirófanos y salas particulares, "el Gobierno implementó un plan para refaccionar y poner en marcha todos los quirófanos, para los casos en que se necesite hacer obras, se realizarán recién desde marzo".

Maltrato

Consultado por las acusaciones de maltrato que distintos empleados del San Bernardo hicieron contra el gerente Albeza, Coronel minimizó el reclamo, pero evitó negar que las denuncias fueran ciertas. Se limitó a afirmar que, sobre una planta de trabajadores que ronda las mil setecientas personas, que haya unos pocos que hagan una denuncia tiene poca injerencia en el clima laboral general.
"Está todo tranquilo, se encaminaron las cosas y la situación está, dentro de todo, normal. En mil setecientas personas que haya una o dos que se quejen por algún aspecto no significa que sea mucha la cantidad de gente que esté en plena queja", aseveró el médico especialista en terapia intensiva y titulado con una maestría en Economía de la Salud.
Negó rotundamente que hubiese métodos persecutorios desde la gerencia y bregó por ir mejorando con el tiempo no solo las relaciones entre los trabajadores sino también el servicio. No obstante, Coronel asumió luego de que Flores fuera depuesto de su cargo tras solicitar a la Auditoría General de la Provincia que evalúe la administración del nuevo gerente.

Muchos accidentados

Coronel afirmó que el último fin de semana fue particularmente agitado en cuanto a ingresos al hospital, que cuenta con unas 900 plazas. Aseguró que la infraestructura del centro asistencial respondió adecuadamente y planteó que muchos de los ingresos no ameritaron internación. Consultado por las principales causas de los ingresos, el médico dijo que se relacionan principalmente con la ingesta de alcohol, que en esta época del año se incrementa.
"Hubo bastante actividad en la Guardia durante el fin de semana, tuvimos muchos accidentados y también víctimas fatales", declaró Coronel y especificó que las muertes se dieron a causa de siniestros viales, uno en Cafayate y otro en Metán. Los sobrevivientes de ambos choques se encuentran internados en estado delicado, especificó el subgerente de la institución.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...