Las tardes de mate, luego de una lluvia que refresca y hace bajar el termómetro no existen en Alvarado al 1300. Allí los vecinos rezan para que no llueva, y piden que alguien responda a sus reclamos. Desde hace dos semanas, los vecinos de Alvarado al 1300 y 1400, a metros del Paseo de los Poetas sufren la falta de previsión de la empresa Aguas del Norte. Allí la cañería central que recibe las aguas negras de las viviendas de la zona se encuentra colapsada. Por tal motivo, los desechos regresan a los hogares e inundan desde la cámara séptica hasta los baños, las cocinas y los patios.
Ana Schubert es una de las vecinas que vaticinó lo que hoy el resto de la cuadra está viviendo. En diálogo con El Tribuno, esta mujer mostró un expediente de notas que entrega a Aguas del Norte desde 2011.
"Cuando comenzaron las obras de los edificios de los departamentos en la zona, pensé en que algo había que hacer para evitar las situaciones que vivimos hoy", contó Schubert.
Desde hace 6 años, esta mujer presenta el primer día de la semana una nota de reclamo. "A veces contestan, otras se hacen los que no escuchan ni leen", afirmó la mujer que explicó que ante el reclamo de obras para evitar el desborde de cloacas, la empresa Aguas del Norte contestó, recién el 29 de enero de 2015, que las obras de aliviadero del sistema cloacal se llevarían adelante en el año en curso. En julio del mismo año, y ante la falta de obras, Schubert volvió a reclamar. El mismo mes, Aguas del Norte contestó por escrito que se estaban llevando adelante los acuerdos con la empresa constructora del edificio de Alvarado y Esteco y el municipio de la Ciudad de Salta, para dividir los gastos de obra.
Meses después, a través de un comunicado sin fecha, los vecinos se enteraron de que las obras comenzarían y que se modificaría el tránsito en aquella esquina.
Hoy, a dos años de los reclamos, los vecinos de la zona advierten que la obra de aliviadero del sistema cloacal se concretó pero no se conectó las viviendas. Por tal motivo, la cañería central se desborda.
Ana Schubert afirmó que a todo esto ya lo veía venir. "Nosotros resolvimos poner una válvula antiretorno. Así solucionamos el problema pero el resto de los vecinos no. Le pedimos a la empresa que se las coloque a todos los vecinos, debido a los desbordes de cloacas, pero se negaron y aseguraron que esa es una obra que corresponde al interior de la vivienda y de las que ellos no se hacen cargo, pues no está prevista en sus contratos de servicio", contó.
Sobre Alvarado al 1390, un vecino sufre en forma continúa la falta de obras de la empresa prestadora del servicio. "Hace dos semanas, cuando todo esto comenzó, llamamos a Aguas del Norte e hicimos el reclamo. Mandaron un camión para destrancar la central pero no hicieron nada", contó Angela, mientras recibía a El Tribuno en la galería de su casa, donde la cámara séptica está al borde.
Cuando el camión de obras de Aguas del Norte visitó la zona de desastre, los vecinos aseguraron que recorrieron la vivienda y la calle, confirmaron que el problema es de la cañería central, pero como no lograron destapar la alcantarilla, dieron por descartado el trabajo y se fueron.
Nadie más volvió, pese a los reclamos realizados incluso por nota. Y ahora, luego de varios llamados, en el mismo día, afirman que les cortan.
Ricardo Zaquer y su familia son los más afectados de la cuadra. Antes que ellos, la desgracia de las cloacas desbordadas le tocó a una vecina de la esquina. Ante la falta de respuesta de Aguas del Norte, Zaquer llamó a un plomero, pensando que el problema era en su casa. Cavaron un pozo en el ingreso a su casa, por donde entra y sale la cañería. "No, no se puede hacer nada, la colectora está desbordada", fue el diagnóstico del plomero.
Desde entonces, este vecino no puede tener una tarde de paz junto a sus nietos. "Le tuve que decir a mis hijas que no traigan los chicos porque esto es un foco de infección. Mi esposa lleva litros de lavandina y fenelina gastados. El lunes, cuando llovió, toda la porquería subió y corrió por toda la galería y el patio. Incluso en el baño", dijo con bronca y tristeza este vecino, que ve su vida diaria afectada por las aguas negras, pues para usar el baño deben ir a algún vecinos solidario. La pareja que ya supera los 55 años, afirmó que son muy buenos clientes de Aguas del Norte.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...