Más de 500 personas visitaronel Museo Güemes el primer día

Bernardita Ponce Mora locales@eltribuno.com.ar

El miércoles, a las 18.30, se inauguró el Museo Güemes con la visita del presidente Mauricio Macri. Hasta las 2 del día siguiente ingresó gente para visitar la casa donde vivió, desde los 4 hasta los 14 años, el Héroe Gaucho. 
 El primer día fueron 560 quienes conocieron este monumento histórico nacional, declarado como tal por decreto en 1971. Especialistas en accesibilidad lamentaron que no se hubiera contemplado el diseño universal en la remodelación del edificio.
Los privilegiados -en su mayoría salteños- que conocieron el museo provincial el día de su apertura se mostraron muy satisfechos con la oferta cultural. Ayer, a partir de las 11, el público estaba compuesto mayormente por turistas nacionales y extranjeros que quisieron conocer la novedad y se fueron muy emocionados. 
Las partes que más atracción generaron fueron los retratos de la madre y el padre de Güemes y el patio de esculturas “La tierra en armas”, que homenajea a Juan Carlos Dávalos. La más emocionante fue “La gloria a la sombra de un cebil”, una interpretación de los últimos momentos de vida de Güemes en la Cañada de la Horqueta.

Visita autoguiada

Para que la visita sea de calidad se arman grupos de alrededor de 15 personas. Hasta el 30 de junio la entrada será gratuita. Si hay mucha gente en espera, se reprograma la visita para un poco más tarde. 
Este museo cuenta con 10 salas, que relatan la vida de Güemes y la gesta de la independencia. Si bien no hay guía, hay acompañamiento para asistir ante alguna consulta o duda. Cada sala tiene recursos audiovisuales y escénicos distintos: maquetas de la ciudad de Salta del siglo XIX, retratos, animatrónico -una escultura realista con movimientos-, filmaciones en 3D, proyecciones sobre telas especiales y recreación de escenas históricas. En las salas se escucha una voz en off del salteño Cástulo Guerra, que vive en Los Ángeles. De las nueve producciones audiovisuales, ocho fueron hechas por una empresa salteña. 
La visita termina con una línea de tiempo que retoma todo lo visto y llega hasta nuestros días. “La identidad y el orgullo de Güemes no terminó con su muerte sino que es una memoria viva”, manifestó el subsecretario de Patrimonio de la Provincia, Diego Ashur Mas.
Toda la visita está en idioma español. Para los angloparlantes hay en el ingreso un código QR, que se lee con celulares inteligentes, para descargar la información gráfica y los videos en inglés. Ashur Mas dijo que aspiran a tener audioguías para angloparlantes. No consideran incorporar la traducción en idioma wichi.

Precio y horarios

Hasta el 30 de junio la entrada será gratuita. Desde el 1 de julio las entradas costarán $100 para turistas extranjeros; $70, para nacionales y $30 para salteños y salteñas. Los ciudadanos que tengan el deseo de hacer una visita y no puedan pagar podrán ingresar igualmente. El museo está abierto de martes a domingo -incluso los feriados- de 11 a 20. Si el feriado cae lunes, abre el lunes y cierra el martes siguiente.
Las visitas para grupos educativos -primario, secundario, terciario y universitario- son gratuitas, aunque hay que reservar turno en la página www.museoguemes.gob.ar. Los horarios para grupos escolares son de 9 a 11 y de 14.30 a 16.30.

La inversión

La idea del proyecto del Museo Güemes surgió poco antes de 2010. Desde entonces el Gobierno de la Provincia adquirió el inmueble, que estaba muy deteriorado, y lo sumó al Plan Estratégico de Turismo Sustentable de la Provincia, que se lanzó en 2012 y se financia con créditos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La obra se licitó a mediados de 2014, comenzó en agosto de ese año y terminó en agosto de 2016. A partir de entonces se realizó el montaje. El monto total de la inversión fue de 30 millones de pesos, que se usaron para reconstrucción y restauración del edificio y contratación de consultorías para la elaboración del guión, de las esculturas y de las filmaciones.
En total trabajaron más de 150 personas, en relación de dependencia, contratadas y voluntarias. El guión del museo fue consensuado con profesionales de las dos universidades, el Instituto Güemesiano, el San Felipe y Santiago, especialistas en la temática y agrupaciones tradicionalistas, que también participaron en el proceso de concurso de la dirección.
En el museo trabajan seis personas: la directora, una asistente profesional, dos asistentes que ayudan durante la visita y dos personas que son técnicas que ayudan con la parte eléctrica. 

Identidad colectiva

El Legado es el nombre de la ultima sala, con la intención de que no culminara con la muerte de Güemes, sino con lo que pasó después. “Toda la comunidad a través del tiempo, empezó a construir una memoria y una historia colectiva alrededor de su figura. El último hito que hemos puesto en la línea del tiempo es este propio museo”, contó Ashur Mas.    

No es accesible

La arquitecta María Marta Fonzalida, directora de Proyectos de Accesibilidad de la Municipalidad, lamentó que el Museo Güemes no fuera accesible para todas las personas. “Era un museo para que nos luciéramos los salteños. No contemplaron la accesibilidad lamentablemente. 
Cuando uno diseña, tiene que hacerlo desde el diseño universal, que no es solo para un discapacitado motriz. El patrimonio no se toca pero se suple con ayudas técnicas.
No se dieron cuenta.
Si hubieran sabido, seguro lo habrían hecho”, observó.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...