Una abuela decoró magdalenas con veneno para ratas y casi provoca una tragedia

Un festejo que pudo terminar en tragedia. La celebración por el Día de los Jardines de Infantes en un establecimiento de Rodeo de la Cruz, en la localidad mendocina de Guaymallén, casi termina de la peor manera después de que los niños comieran magdalenas decoradas con veneno para ratas.

El accidente tuvo lugar días atrás cuando la abuela de una de las alumnas confundió el veneno para ratas con grageas de chocolate y lo esparció sobre las magdalenas que preparó para el festejo.

Docentes, padres y alumnos compartieron la merienda y recién cuando la mujer volvió a su casa advirtió su equivocación. Inmediatamente, llamó a su hija y está a las autoridades de la escuela. Inmediatamente, los asistentes a la jornada que comieron las magdalenas se hicieron los estudios pertinentes y se encuentran fuera de peligro.

"Todos los niños están en perfectas condiciones, así como sus familiares y los directivos que participaron en el encuentro. Los docentes y la supervisora han acompañado a las familias", señalaron las autoridades de la escuela Unicef Argentina.

Por su parte, el médico toxicólogo Sergio Saracco aseguró que para que un niño sufra una intoxicación debe ingerir entre 10 y 15 gramos del veneno (cantidad que le entra en el puño) y en este caso los chicos solamente comieron unos pocos granitos de la sustancia tóxica, por ello están fuera de peligro.  

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...