EN VIVO

EN VIVO | El presidente encabeza el acto de juramento de los nuevos ministros y funcionarios

Se prevén inundaciones catastróficas en Texas por el paso del huracán Harvey

El huracán Harvey continuaba debilitándose en la mañana de este sábado durante su lento paso por Texas, donde varias personas resultaron heridas y se prevén "inundaciones catastróficas" en los próximos días.
"Lluvias torrenciales desde hoy hasta el lunes" pronosticaron en la mañana del sábado los servicios meteorológicos, anticipando de 38 a 88 cm de acumulación en algunos lugares de aquí al miércoles.
Varios condados ya habían recibido en la mañana del sábado cerca de 25 cm de lluvia en 24 horas.
Como el huracán más poderoso en golpear a Estados Unidos desde 2005 y la peor tempestad en azotar Texas desde 1961, Harvey llegó a tierra firme hacia las 22 del viernes (3 GMT del sábado) entre las ciudades de Rockport y Port Aransas, unos cincuenta kilómetros al noreste de Corpus Christi.
Tenía categoría 4 -en una escala de 5- al momento de tocar tierra, acompañado de vientos de hasta 215 km/h.
El huracán se desplaza ahora muy lentamente (4km/h el sábado en la mañana) y eso le hace más peligroso, aunque la fuerza de sus vientos ha disminuido. A las 11 GMT ha descendido a categoría 1 y poco después sus vientos soplaban a 120 km/h, según el reporte de las 15 GMT del Centro Nacional de Huracanes (NHC). .
Pero el peligro es aún "aún muy real. Históricamente, el agua ha sido una mayor amenaza para la vida que el viento", advirtió el Centro Nacional del Clima (NWS). Entre 1963 y 2012, el viento ha causado 11% de las muertes por huracanes en la costa Atlántica de Estados Unidos, mientras que el agua ha sido culpable del 82% de los decesos (49% por la subida del nivel del mar, 27% por la lluvia y 6% por las olas).
El huracán, que ya arrasó algunos inmuebles, puede hacer numerosas zonas "inhabitables durante meses", advirtió el NHC.
Diez personas resultaron heridas el viernes en Rockport por la caída de techos, numerosos árboles fueron arrancados y se veían "por todas partes" vehículos dañados, relató a medios locales un vocero municipal, Kevin Carruth.
La Policía de Corpus Christi advirtió por Twitter en la mañana del sábado sobre la existencia "de escombros en las rutas y líneas eléctricas en tierra", aconsejando a los habitantes mantener la "paciencia" y permitir "controlar las condiciones de seguridad antes de regresar" a sus hogares.
La empresa de electricidad de Texas anunció en tanto que a las 12.20 GMT, más de 293.000 clientes continuaban privados de electricidad en la costa. De ellos, cerca de 62.000 en Houston y sus suburbios.

Estrecho seguimiento
El presidente Donald Trump firmó el viernes una declaración de catástrofe natural, ante el potencial efecto devastador del huracán y para poder liberar fondos federales que ayuden en la emergencia.
"Estrecho seguimiento del huracán Harvey desde Camp David. No dejamos nada librado al azar", tuiteó el sábado Trump, quien planea visitar el área afectada la próxima semana según la Casa Blanca.
Harvey ha revivido en Estados Unidos el traumatismo del huracán Katrina, que causó graves inundaciones y cobró la vida de 1.800 personas cuando azotó Nueva Orleans (sur) en 2005, en medio de fuertes críticas al entonces presidente George W. Bush a quien se le acusó de indiferencia ante la suerte de los habitantes de una región muy desfavorecida y mayoritariamente negra.
Durante el viernes, la costa había sido golpeada por vientos violentos y lluvia que hicieron de Corpus Christi, una ciudad industrial de 300.000 habitantes, un pueblo fantasma.
Cientos de miles de habitantes de la costa del Golfo de Estados Unidos fueron llamados a abandonar sus hogares. Muchos se refugiaron en San Antonio, 200 km tierra adentro.
"Me dije que no quería ser como esas personas en Nueva Orleans. No quería que eso me pasara", dijo a AFP Michael Allen, frente a un refugio provisional levantado por los bomberos.
"Tuve que dejarlo todo. Todo. (...) Me dije que debía salvar mi vida", afirmó.

Un huracán "inusual"
Harvey afectará por varios días a esta región de mucha producción de petróleo. Un hecho "inusual" para el investigador de huracanes de la universidad de Miami Brian McNoldy.
"Hasta donde yo recuerde, no creo que haya habido algo de este tipo" anteriormente, en que un huracán se queda en un sitio "hasta quizás unos seis días", dijo a la AFP.
Aparte de la lluvia, Harvey ha provocado olas de hasta cuatro metros en algunas zonas.
En la costa texana se concentra casi un tercio de la actividad refinadora de petróleo de Estados Unidos y el Golfo de México representa 20% de la producción del país.
Antes de la llegada de Harvey, 86 plataformas petroleras habían sido evacuadas el viernes, así como también numerosas instalaciones en tierra firme.
El gobernador de Texas, Greg Abbott, había previsto el viernes "una gran catástrofe natural" y desplegado a 1.000 miembros de la Guardia Nacional de su estado para hacer frente al huracán.
Mientras que el alcalde de la pequeña ciudad de Rockport, había exhortado a sus habitantes a que abandonaran sus hogares, a la vez que pidió a los que decidieran quedarse: "márquense el número de Seguro Social en su brazo indeleblemente" para que puedan ser identificados en caso de muerte.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...