“Parir”, historias de madres contra el maltrato en el embarazo y parto

Tres mujeres de diferentes sectores sociales comparten una idea en común: tener un parto respetado.
De eso se trata “Parir”, el documental de la realizadora Florencia Mujica, que se podrá ver el próximo sábado en el Espacio INCAA, a las 19, con entrada gratuita.
Aborda la problemática de la violencia obstétrica, definida por la Ley 26.485 de Protección Integral de las Mujeres, como aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres. Se la puede reconocer en el trato deshumanizado, el abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales que sufren embarazadas y parturientas.

Así lo remarca la directora que está recorriendo el país con este largometraje que se estrenó en Buenos Aires en mayo pasado, durante la Semana Mundial del Parto Respetado. Ya la presentaron en Chile y próximamente lo hará en Paraguay.
“Parir” cuenta la historia de tres embarazadas: Vanesa, Mariana y Nayla. Cada una tiene una historia diferente, pero las tres comparten un mismo objetivo: parir naturalmente y disfrutar ese momento trascendental.
“Cuando me embaracé de mi hija, hace seis años, comencé a investigar las opciones sobre el proceso de embarazo y parto. Y me alarmé. Todas las mujeres atravesamos por una serie de situaciones de las que nadie habla, que no se dicen. Y decidí que tenía que hacer un documental al respecto”, explica Mujica en una charla con El Tribuno.

Pero, ¿cuáles son los puntos de alarma que detectó la cineasta? A este interrogante responde que, en primer lugar, escuchó a muchas mujeres hablar del parto como una mala experiencia, “no por el dolor, sino por el maltrato en el ámbito de salud, protocolos que se aplican al momento del parto que la mujer la pase peor. Esto me mostró que el sistema está pensado en función de los tiempos y comodidad de los profesionales y no de las necesidades de la madre y su hijo. Y lo que más alarma es que se acepte como normal, que se naturalice”, remarca.

Sin información
Para Florencia Mujica, la información tampoco llega a las madres. “Hasta el momento en que busqué una serie de datos, la información no llega a las mujeres. Creo que es una de las violencias más invisibilizadas. Muchas pensamos que ‘bueno, me pasó a mi’, pero cuando te metés en el tema que además registra el Observatorio de Violencia Obstétrica, percibís que no se trata de situaciones individuales, sino que es muy abarcativa. Esto ocurre tanto en el ámbito público como privado y, más allá de las diferencias, hay un eje en común que atraviesa a todos los sectores y tiene que ver con la forma en que está organizado el sistema de acompañamiento y atención del parto. Esto tiene que ver con el control de ese proceso para que sea el óptimo en tiempos determinados”.
La cineasta remarca que, en el ámbito privado, “las cesáreas ascienden a números alarmantes. Están entre un 50% a 80% de intervenciones. La menor parte es la cesárea elegida y programada por la madre, pero la mayoría se da el día del parto. La mujer ingresa a la clínica, se le induce el parto y pasadas unas dos horas de dolor por la misma inducción, se sugiere la cesárea. Y es el caso típico.
La otra parte es si la mujer está realmente informada respecto de la cesárea, que es una cirugía mayor y como tal implica riesgos que no siempre los profesionales informan adecuadamente”.
 
Lo que debe cambiar
Para Mujica, su película tiene el objetivo de “ser un disparador para tomar conciencia que tenemos un problema respecto del embarazo y parto. Es una violencia naturalizada y como sociedad tenemos que entender que esto nos está pasando y las mamás no la pasan bien a la hora de parir, que hay derechos establecidos por la Ley 25.929 de parto humanizado (reglamentada en 2015) que deben garantizarse, como movernos libremente, estar acompañadas, que no nos separen del bebé y mucho más. Este documental pretende mostrar eso e invitarnos a reflexionar. Y que cada mujer y familia tenga la posibilidad de optar y decidir cómo quiere que sea ese momento sin sentirse presionados. Eso dependerá de la información adecuada que se tenga. A eso debemos apuntar”.

La realización
Este documental comenzó con un proceso de investigación hace 6 años. El rodaje, montaje y edición demandó un año y medio por el seguimiento de las tres mujeres protagonistas, Nayla, Vanesa y Mariana, sobre quienes la cámara sigue su proceso de embarazo desde las consultas perinatales hasta el momento de dar a luz. “Estoy conmovida y sorprendida por la respuesta de quienes ven el filme. Pero fundamentalmente es identificarse con experiencias personales y de reflexión inmediata”, dice.
Uno de los puntos de la Ley de Parto Humanizado establece claramente que la madre tiene derecho a “un parto respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados”. En el filme, el representante de la Organización Mundial de la Salud en la Argentina, Ariel Karolinski, cuenta que en el país se utilizan prácticas que no están recomendadas desde hace 20 años y se hace por cuestiones de tiempo, aspecto que aborda la cineasta en su documental.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...