Se develó la razón por la que Borges nunca recibió un premio Nobel

La Academia Sueca entregó en 1967 el Nobel de Literatura al escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias. En ese entonces, como es lo tradicional, nadie supo ante qué figuras disputó el premio y Latinoamérica se limitó a celebrarlo. Sin embargo, archivos que fueron desclasificados por la Academia, revelaron que ese mismo año estuvieron a punto de ganar dos autores que siempre aspiraron al galardón y que escandalosamente nunca gozaron con esa dicha: el argentino Jorge Luis Borges y el británico Graham Greene.

Los archivos del Premio Nobel fueron liberados tras 50 años de su fallo y están disponibles en su sitio web www.svenskaakademien.se.

Junto a los nombres de los autores de El Aleph y El fin de la aventura, aparecen Rómulo Gallegos, Ezra Pound, Alejo Carpentier, Yukio Mishima, Jorge Amado y André Malraux. Entre los nominados también aparecen el novelista Yasunari Kawabata, el dramaturgo Samuel Beckett y el poeta Pablo Neruda, quienes en 1968, 1969 y 1971, respectivamente, ganaron el Nobel de Literatura.

Sin embargo, The Guardian informó que de los 70 autores nominados, solo Borges, Asturias, Greene, W.H. Auden y Kawabata estaban en disputa. De ellos, solo lo ganaría Kawabata, en 1968.

Según los archivos el presidente del comité, Anders Osterling, apoyaba a Graham Greene y tenía sus dudas sobre Asturias, de quien decía que estaba limitado a la temática revolucionaria. Tampoco estaba muy convencido sobre Borges, de quien aseguraba era "demasiado exclusivo o artificial en su ingenioso arte en miniatura" en su ingenio artístico.

Otros tres miembros no estaban de acuerdo con apoyar a Greene y a Borges, por lo que se terminó otorgando a Asturias el Nobel de Literatura 1967 por "sus logros literarios vivos, fuertemente arraigados en los rasgos nacionales y las tradiciones de los pueblos indígenas de América Latina”.

Pinochet habría marcado a Borges

Para el diario ABC, de España, el motivo por el que Borges nunca fue galardonado tuvo más que ver con la política que con las opiniones literarias que Osterling tenía sobre el autor.

"Su visita a Chile en 1976, para recibir de manos de Pinochet el doctorado honoris causa de la Universidad de Chile, y su discurso de agradecimiento lo marcaron como una suerte de persona non grata para el premio", destacó el diario.

"Su relación con el dictador no terminó ahí. Después del acto, Borges se reunió con Pinochet y tras el encuentro lo definió como una 'excelente persona', destacando su 'su cordialidad' y 'su bondad', agregó ABC.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...