Un impresionante siniestro en vísperas de la Navidad volvió a recordar que las rutas argentinas en cercanías de las fiestas de fin de año se tornan trágicas, a pesar de las campañas publicitarias para intentar bajar los índices de siniestralidad que año a año aumentan.
Esta vez la tragedia ocurrió sobre la cordillera de los Andes, a la altura de la localidad mendocina de Uspallata.
En la madrugada, según informes de la Policía mendocina un colectivo de larga distancia se desbarrancó por errores humanos provocando la muerte de dos niños chilenos y una ciudadana peruana, además de decenas de personas heridas o lesionadas gravemente.
El fin de semana largo de Navidad tuvo el episodio trágico en las rutas de Mendoza.
Una mujer y dos chicos murieron como consecuencia del vuelco del colectivo que viajaba desde Chile hacia Mendoza. Según las primeras pericias, el accidente ocurrió minutos antes de las 6.30 en el kilómetro 1.155 de la ruta nacional 7, cerca de la localidad de Uspallata. En la unidad de la empresa chilena Ahumada viajaban 45 pasajeros y dos choferes. 
Por el momento se desconocen los motivos que llevaron al conductor a perder el dominio del colectivo, que derrapó y término volcado a un costado de la ruta.
 Una de las hipótesis que manejan los investigadores es que el chofer se quedó dormido. De hecho, familiares de uno de los chicos muertos contaron que el conductor se acercó y le dijo al padre: “Perdón, flaco, me dormí”. Por ahora, la hipótesis más fuerte es que el conductor se durmió, ya que el micro no tenía problemas mecánicos, para la policía y peritos fue falla humana.
El conductor, que está en buen estado de salud y al que se le realizaron los estudios toxicológicos, quedó bajo custodia, a disposición de la Justicia.
Extranjeros
Las víctimas fatales son una mujer peruana y dos menores de edad de nacionalidad chilena. Fueron identificados como Maritza Ramos Chana (35 años), Esteban Felipe Arredondo Chamorro (10) y Mihe Calderón Ramos (3 años).
Además, según confirmaron a Clarín fuentes del Ministerio de Salud local hay 11 pacientes internados en hospitales del Gran Mendoza. En el hospital Central hay 3, en el Lagomaggiore 7 y en el Notti (pediátrico) 1. Según informaron, sufrieron fracturas y politraumatismos, pero ninguno está en situación grave. De todos modos, seguirán internados.
Otros pasajeros, con heridas menores, quedaron en observación en el hospital de Uspallata. Ya entrada la tarde del domingo les dieron el alta. La empresa Ahumada dispuso un bus para que 35 pasajeros que ya estaban en condiciones regresaran a Chile. Lo hacen acompañados de una ambulancia del servicio de emergencias chileno.
“Lamentablemente tenemos otro accidente en alta montaña. Un llamado dio aviso a las 6.25. Hemos podido responder a la brevedad y para las 10 ya no había más heridos en el lugar. Los que están en Uspallata irán recibiendo el alta en las próximas horas”, explicó Oscar Sagás, subsecretario de Salud.
“Ahora estamos trabajando en la asistencia para las víctimas, para la parte de salud mental, y también porque a partir de esto se generan muchos trámites y hay muchas familiares preocupadas por lo sucedido”, detalló.
Otro hecho similar
El 18 de febrero del año pasado, otro colectivo chileno protagonizó la peor tragedia vial de Mendoza. En esa oportunidad, el chofer del micro de Turbus conducía con exceso de velocidad y no hizo caso a los pedidos de los pasajeros y su acompañante para que baje la velocidad.
 En una curva donde máxima no puede superar los 40 km/h, alcanzó los 100 km/h. La unidad volcó y 19 personas murieron y 20 resultaron heridas.

Desde la cárcel pidió disculpas

Francisco Sanhueza recibió una pena de 20 años de prisión. 

Francisco Javier Sanhueza habló con la televisión chilena desde el calabozo en el que está alojado. “Pido disculpas y ruego a Dios que esas personas a las que les causé todo el daño posible, encuentren la calma”, declaró el empleado de Turbus.
El chofer de Turbus imputado por un accidente en Mendoza pidió disculpas por el vuelco en el que murieron 19 personas y aseguró que “no fue intencional”.
“Pido disculpas y ruego a Dios que esas personas a las que les causé todo el daño posible, encuentren la calma”, declaró Francisco Javier Sanhueza desde el calabozo en el que está alojado.
El 18 de febrero del año pasado, otro colectivo chileno protagonizó la peor tragedia vial de Mendoza. En esa oportunidad, el chofer del micro de Turbus conducía con exceso de velocidad y no hizo caso a los pedidos de los pasajeros y su acompañante para que baje la velocidad. En una curva donde máxima no puede superar los 40 km/h, alcanzó los 100 km/h. La unidad volcó y 19 personas murieron y 20 resultaron heridas. En febrero de este año el chileno Francisco Javier Sanhueza recibió una pena de 20 años de prisión y la inhabilita    ción para conducir. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...