Un muerto  y peligro de explosión  por lluvias en el norte

Las lluvias de las últimas 24 horas afectaron a la mitad del territorio provincial y en algunos puntos dejaron un rastro de enormes daños por anegamientos, derrumbes, rutas intransitables, peligrosos descubrimientos de un gasoducto y hasta la muerte de una persona aplastada en su humilde vivienda.

Este panorama desolador, focalizado en el centro y en el norte de Salta, se complementó con la alerta por una filtración en la represa Chimeo, en Villamontes, Bolivia, por lo que hubo preocupación ante una posible ruptura de la presa que aportaría enormes cantidades de agua al río Pilcomayo, complicando a las localidades ribereñas, especialmente a Santa Victoria Este, donde ya se había disparado un plan de contingencias ante la inminente inundación.

También en el norte, pero en el departamento Orán, las torrenciales lluvias provocaron la caída del puente Bailey en Los Toldos, por lo que la población entera de esa localidad quedó totalmente aislada.

Los casos más dramáticos por las lluvias de ayer se dieron en Salvador Mazza, donde una joven mujer resultó aplastada por las estructuras de su humilde vivienda. La víctima fatal fue identificada como Dalma Meneses, de 28 años.

Los vecinos de la mujer, que vivía sola y padecía una discapacidad, descubrieron que su casa en un asentamiento cercano al barrio Paraíso se había derrumbado tras las fuerte tormenta del martes a la noche. En la tarde de ayer y ante la ausencia de la joven, los vecinos encontraron su cuerpo entre los escombros de la humilde morada.

Según los datos que manejaban las autoridades de Salvador Mazza y Yacuiba, en los últimos días se registraron 200 milímetros de lluvias, mientras seguían los escurrimientos por las laderas del cerro Aguarage, donde hay varias familias asentadas.

En la comunidad de El Sauzal, las familias quedaron aisladas, mientras que en pleno centro de Yacuiba el agua llegó a un metro de altura.

Peligro gasoducto

Pero la situación más grave es la que se registraba ayer en uno de los gasoductos que cruza la Quebrada y que trae gas natural de Bolivia.

La crecida de arroyo que pasa por el lugar dejó al descubierto un tramo de 400 metros del caño del gasoducto y las tareas de las cuadrillas de Refinor ayer apuntaban a verificar daños en la tubería y posibles fugas.

Pobladores del lugar recordaron un episodio similar en 2006, cuando estallaron varios tramos del gasoducto, luego de una crecida de estas características.

La Quebrada tenía en su parte más ancha una longitud de 80 metros, pero el caudal de agua, luego de las incesantes tormentas, dejaron esa brecha en unos 500 metros. En un sector de este recorrido se ubica el cruce del gasoducto que quedó descubierto a lo ancho del cauce. Allí había, hasta ayer, tres cuadrillas de la firma petrolera trabajando en el control de fuga y presión del ducto.

Los daños aún se cuantifican y los operativos de auxilio del Estado se incrementaron, pero las lluvias provocaron daños dispares en el territorio provincial.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...