El cambio de cocaína  por yeso se habría hecho en el Juzgado de Orán

No hubo milagro en los depósitos del Escuadrón 20 Orán ni en los del Juzgado Federal de esa localidad fronteriza.

Hubo una banda de mejicaneros y sus cómplices internos, así se desprende de los últimos movimientos de la investigación, que ya tiene al menos dos detenidos.

En la mañana de ayer y horas antes el juez federal dio rienda suelta a los pedidos del fiscal Amad para allanar tanto a gendarmes como a empleados del propio juzgado. En pocas horas dos funcionarios del Juzgado Federal y de una fuerza pública fueron detenidos. Hasta ahora se sabe cómo pero no cuánto, dijo la fuente.

El escandaloso tema que nuestro matutino puso en estado público se produjo tras un testeo previo a una incineración masiva de droga.

Se informó que desde el Juzgado Federal de Orán se habían remitido 300 kilos para ser incinerados en los hornos pirolíticos del Parque Industrial de esta capital, donde estuvo la flor y nata de las fuerzas antinarcóticos, jueces federales, fiscales y la prensa en su conjunto.

La quema tuvo ribetes históricos y el marco de seguridad de los embarques a quemar denotaron seriedad absoluta.

Apenas unas semanas después el yesogate mostró la desagradable cara de la impostura.

Desde el Juzgado Federal de Orán, una alta fuente dijo anoche a El Tribuno que las dos personas detenidas pertenecen a la custodia de los depósitos federales y que aunque no hay pruebas de que ellos fueron los que se llevaron la cocaína y la sustituyeron son los más cercanos a la cadena de seguridad de estos secuestros millonarios.

Se supo además que todos los caminos están confluyendo en el ya mítico Juzgado Federal 3, que en pocos años mostró los rostros más crueles de la infiltración narco y la detentación de sus poderes en las instituciones del país.

El "yesogate" puso al borde de la desacreditación pública a una fuerza de seguridad muy arraigada en la frontera: Gendarmería Nacional.

Este escándalo le costó el puesto al comandante del Escuadrón 20 Orán, el más galardonado en la lucha contra el narcotráfico y el que tiene quizá el record de secuestros en toda la historia del narcotráfico.

Para graficar la situación, una fuente indicó que en un secuestro que data apenas de algunos días la fuerza había decomisado 50 "ladrillos" de cocaína, pero en las bolsas que llegaron a Salta para la quema había 60.

Eso motivó un análisis fino de la situación y luego se constató que el color de los ladrillos difería del que consta en las actas. Y así sucesivamente se terminó encontrando que de los 300 kilos de cocaína enviados desde Orán al Parque Industrial de Salta 60 eran de yeso.

Es decir que no solo se había sustituido uno de los secuestros, porque este era de 50 kilos, sino que habían sustituido parte de otro.

"Este escándalo recién comienza", dijo una fuente ligada a la lucha contra el narcotráfico.

La misma fuente indicó que este no es un caso aislado, sino la muestra cabal de lo que estaba sucediendo con la droga pública no solo en estos meses, sino también antes.

Por otra parte, la fuente indicó que hubo varios allanamientos, todos con resultados negativos, pero que en las próximas horas no se descartan nuevas detenciones. Por lo pronto desde el mismo Juzgado Federal se indicó que las detenciones están enmarcadas principalmente en el incumplimiento de los deberes de los funcionarios públicos y no por el robo en sí.

Quemaron 240 kg de cocaína y 60 de yeso

El escándalo del “yesogate” comenzó a resquebrajar una vieja estructura del Juzgado Federal de Orán. Vieja en el sentido que no habría sido la primera vez que la operación yeso se puso en marcha, sino quizá la última. Se supo que uno de los varios detenidos, quien se hallaba como encargado del depósito, es pariente directo (sería hijo) del otrora encargado del mismo depósito en tiempos del juez Raúl Reynoso. Es decir que las cosas no cambiaron demasiado por la ciudad más poblada del norte de la provincia.
Además, en diciembre del 2017 se robaron una camioneta desde el interior del Juzgado Federal y aunque siempre negaron faltantes lo hallado ahora tendría sentido, “sustitución”.
El milagro de la reproducción de los panes de la cocaína al parecer se produjo en los depósitos del Juzgado más caliente de toda la República, donde se llegaron a almacenar según una fuente cientos de millones de dólares en cocaína, es decir miles de kilos.
 Justamente para evitar tamaña concentración del alcaloide el nuevo juez habría ordenado la quema mensual del stock.
Sucedió que desde ese juzgado se conminó a Gendarmería Nacional a trasladar hacia esta capital 300 kilos de cocaína.
A Salta llegaron los 300 kilos, pero sucedió que el mismo perito que había labrado las actas de un procedimiento de 50 kilos el 11 de marzo recibió ese cargamento, pero con los ladrillos de otro color. El test determinó que no era lo que había peritado, sino yeso de mampostería. 
 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...