La crisis también les llegó a Juventud, a Gimnasia y a sus hinchas

En el país reina la incertidumbre con relación a esta crisis que nos tiene a todos desvelados, agobiados, sin respuestas a corto plazo en muchas de las decisiones domésticas, desde las más cotidianas a las más trascendentales. Así está hoy también el de por sí vapuleado fútbol salteño. Y los hinchas, pero también los dirigentes de los clubes, hacen números y piensan cómo ingeniárselas para zafar, viendo la forma de alivianar las cargas. 

Es que a la ya clásica crisis deportiva que agobia a los clubes de la provincia desde hace tiempo, una de las causas directas de la merma considerable en la concurrencia a los estadios por el escepticismo y la desconfianza, se le suma el aumento impuesto por el Consejo Federal de la AFA al valor de las entradas para la temporada del Federal A que arrancará el fin de semana. Aumento comparativamente muy inferior al último efectuado, lógico y razonable en los tiempos que vivimos. Pero aumento al fin. 

El ente afista fijó en 200 pesos el precio mínimo de la popular y 250 pesos el máximo. Este incremento impactará en el bolsillo del hincha y también afectará a los clubes, teniendo en cuenta que aumentan salarios, contratos, la nafta, el alojamiento, la comida y la misma apertura de una cancha cuando se juega de local, a sabiendas de que el desinterés que ya manifestaron los hinchas en el campeonato anterior se puede llegar a incrementar, más aún cuando se paga más por un espectáculo que va en recta decreciente y que no entusiasma.

Si bien nuestra intención está muy lejos de alentar a esa deserción en los estadios, es necesario no soslayar el impacto que un aumento tendrá en todos los sectores y cuáles son los planes de los dirigentes de Juventud y de Gimnasia para contrarrestar y reconvertirlos en beneficios para los hinchas.

“¿Qué más podemos hacer?”
La dirigencia de Juventud fijó para el torneo el valor máximo estipulado para la popular, para el hincha en general: a 250 pesos. Sin embargo, sacó a la venta 1.200 abonos para septiembre (serán tres partidos de local, clásico con Gimnasia incluido). El que lo adquiera solo pagará 500 pesos y podrá ingresar a cualquier sector del estadio los tres partidos, lo que permitirá un ahorro más que importante, teniendo en cuenta, por ejemplo, que una platea, lisa y sin el beneficio costará 400 pesos. Por otro lado, la dirigencia antoniana lanzó una amnistía para socios morosos, con el fin de alentar a la recuperación de asociados. Abonando 500 pesos más la cuota de septiembre, automáticamente quedarán al día y podrán acceder a un descuento de 50 por ciento en el valor de las entradas. “Esperemos que la inflación no se vaya a la luna. La situación es difícil para nosotros y también para el hincha. Regalarles no podemos, pero sí facilitarles por todos los medios para que acompañen. ¿Qué más podemos hacer?”, le dijo el titular del santo, Daniel Domínguez, a El Tribuno. 

También Gimnasia
En el albo la popular se mantendrá en el valor mínimo, a 200 pesos, y ya abrieron las inscripciones para el socio del fútbol. En el mes (dos partidos de local) pagará 300 pesos el abono de popular, 400 el de preferencial y 500 el de platea (en todos los casos el ahorro es de 100 pesos). 
“Nosotros no recibimos contemplaciones, nos aumenta todo, pero también pensamos en la gente. Queremos fijar un precio razonable y después apelar a que el equipo convenza y logre atrapar al hincha. La gente la pasa mal en la semana, busca un esparcimiento. Si el equipo gana la autoestima le sube y le cambia el humor, y esperemos darle lo mejor en este momento difícil para que nos pueda acompañar”, aportó el vicepresidente de Gimnasia, Juan Carlos Ibire.
 

Caro, según desde dónde se lo mire

El análisis sobre lo accesible o lo costoso de ir hoy a la cancha a ver un partido por el torneo Federal A depende de muchas variables, más allá de la coyuntura de crisis, de la inflación, del valor del dólar y de la caída de los valores en la economía, que nos afecta absolutamente a todos.

Entre esas variables, indefectiblemente, se halla el nivel y la realidad socioeconómica de quien lo analice, el poder adquisitivo, los ingresos de cada hogar y, sobre todo, el lugar que el espectáculo en cuestión, es decir el fútbol, ocupa en la vida de cada uno. Porque no será lo mismo para aquel hincha enfervorizado, fanático y fiel a un equipo que se banca su propia entrada y va solo a la cancha o con su barra de amigos. Es totalmente distinto el análisis cuando el mismo fútbol es concebido como un programa de esparcimiento de domingo, o también como una pasión, pero con el interés colectivo que atañe a una familia.

Muchas veces se ha dicho que hay factores negativos que se intentan erradicar de las canchas, que se ocuparon en los últimos tiempos en Salta de alejar a las familias de los estadios. Y con los lógicos aumentos actuales, si bien sería injusto señalar que la repele de igual modo, lo cierto es que para una familia tipo esta recreación pasa a ser costosa y a mucha gente se le hará imposible poder concurrir. Hoy una familia con dos integrantes mayores y dos menores, sin el goce de descuentos societarios, abonará 700 pesos solo en entradas.

Y si a ello le añadimos ocho boletos de colectivo (ida y vuelta, 92 pesos) y una comida al paso y una gaseosa (no menos de 400 pesos) este paseo implica una erogación de alrededor de 1.200 pesos. Una salida al cine (a razón de 120 pesos la entrada) podría implicar un gasto menor para un grupo familiar, si se les añade además los costos de transporte y comida.

También en estos tiempos puede ser menos oneroso pasar un domingo de camping de un grupo familiar similar (entre ingreso al predio, transporte o nafta y estacionamiento, 2 kilos de asado, ensaladas y bebidas implica un gasto cercano a los 900 pesos).

Sin embargo, la pasión no entiende de ahorros. Y también es fundamental destacar que mucha gente vive del fútbol y un espectáculo deportivo en vivo debe valorizarse como tal. 


El detalle

A continuación, detallaremos una comparativa sobre lo que cuesta una simple entrada popular para ir a ver a los equipos salteños y de lo que se puede disponer con ese monto, como así también otras alternativas de paseos domingueros para un grupo familiar. El cálculo es estimado, basándonos en los precios que se barajan en la actualidad de acuerdo a la inflación.

 

  • Ir a la cancha (4 personas)

- Entradas $ 700 (dos populares mayores y dos seguros para espectador)
- Transporte $ 90 (a razón de ocho boletos de colectivo, o los gastos de nafta y estacionamiento) 
- Comida al paso y gaseosa $ 400
Total aproximado: $ 1190

  • Un domingo de camping (4 personas)

- Carne para asado (2 kilos) $ 400
- Ensaladas, bebidas $ 150
- Ingreso al camping $ 400
- Transporte $ 90
Total aproximado: $ 1040

Además, con 250 pesos se puede comprar:

  • 2 entradas al cine
  • Un block de 500 hojas para el colegio de los chicos
  • 7 litros de nafta súper
  • Un kilo de milanesas de un corte de calidad
  • Dos docenas de facturas
  • Tres kilos de pan mignon
  • Diez sachets de leche
  • Seis kilos de tomates
  • Una promoción de un fernet 3/4 más una gaseosa en un supermercado

* Es importante señalar que debe existir una diferencia sustancial entre un evento deportivo que se desarrolla en vivo que una película proyectada. Y tener en cuenta los onerosos gastos de los clubes para abrir una cancha (aranceles de árbitros, aportes a la Liga, a AFA, boletería, portería).
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...