El dique de la Mina Feijão, de la empresa Vale, en Brumarinho, estado de Minas Gerais, que colapsó ayer, tenía bajo riesgo de accidente, pero un alto potencial de daño, según el relevamiento nacional de diques elaborado por la Agencia Nacional de Aguas del Brasil (ANA), a partir de informes de la Agencia Nacional de Minería (ANM), dos entes autárquicos vinculados a los ministerios de Desarrollo Regional y el de Minas y Energía.
Difundido en noviembre pasado con datos de 2017, el documento no incluye el dique de la empresa Vale que se derrumbó en Brumarinho entre los 45 que estaban en situación de riesgo. Se trata del informe más actualizado sobre el tema, según publicó ayer el diario brasileño O’Globo.

.

 

El documento señala que el dique de la Mina Feijão es de pequeño porte, con una altura de 40 metros. 
La empresa Vale -la principal productora de hierro en todo el mundo- tiene seis diques en la región de Córrego do Feijão, todos destinados a contener residuos mineros. Cinco de ellos figuran clasificados con bajo riesgo de accidente y alto potencial de daño, excepto uno, que aparece clasificado con un potencial de daño medio.
El informe muestra que en 2017 en Brasil había 24.092 diques con distintas finalidades, ya sea para acumular agua, desechos industriales o de la explotación minera (como en el caso del que se derrumbó en Brumarinho), o para la generación de energía eléctrica. Casi un 41% del total de esos diques (9.827), son utilizados para irrigación de cultivos.

 

 

En 2017, la ANA constató un aumento significativo del número de diques relevados, en relación con los 22.920 registrados el año anterior. La agencia de gobierno estima que el número de represas artificiales en territorio brasileño es al menos tres veces mayor al número estipulado.
El estado de Bahía tiene la mayor cantidad de diques en riesgo.
 

"La presa se rompió y lo destruyó todo, no queda nada", indicó un testigo en un video que circula en las redes sociales, mostrando una zona arrasada.

 

 

De los 45 diques en situación de riesgo, según el informe, 10 están en diferentes localidades de Bahía, el estado con mayor cantidad de diques comprometidos. En Alagoas hay seis diques en peligro y en Tocantins hay otros cuatro en situación parecida. Los estados que tienen dos diques en riesgo son Sergipe, Rio Grande do Sul, Rio Grande do Norte y Río de Janeiro. Pernambuco, por su lado, tiene un solo dique en esa condición.

La información fue enviada a las agencias por 31 órganos fiscalizadores, 23 de ellos pertenecientes a los estados y tres del ámbito federal. En Minas Gerais, la ANM posee cinco organizaciones fiscalizadoras distintas.

 

 

La sirena no sonó

Vecinos de la zona del dique colapsado aseguraron ayer que la tragedia fue de gran magnitud porque la sirena de seguridad no funcionó.
De acuerdo al diario local Correio do Povo, la operadora de máquinas María Aparecida dos Santos dijo que fue alertada por los vecinos y nunca por la sirena, como debería haber ocurrido. “Ellos gritaron y salí corriendo. Fue una escena de terror”, afirmó.

 

Según el vice, la tragedia no puede atribuirse a Bolsonaro

El vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, afirmó ayer que el desastre en Brumadinho, ocurrido por la ruptura de una presa que contenía residuos minerales de la compañía Vale y por el que están desaparecidas más de 200 personas, no puede ser atribuido al Gobierno de Jair Bolsonaro.
Mourao aseguró que “esa cuenta” no puede ser atribuida a un gobierno que lleva menos de 30 días, tras ser cuestionado si Brasil no había aprendido con la catástrofe en Mariana, ocurrida en 2015, que causó 19 muertes, borró del mapa a la localidad de Bento Rodrigues y provocó daños incalculables a lo largo de 650 kilómetros.
“Esa cuenta no puede venir para nosotros, no puede venir para nuestro gobierno, porque asumimos hace 30 días”, apuntó el vicepresidente.
El alto funcionario dijo que la Vale, la mayor productora mundial de hierro, “es una empresa privada”, y agregó que es necesario investigar lo que ocurrió porque esa presa era considerada “con un grado menor de riesgo”.
En el diálogo con los periodistas el funcionario reiteró que el Gobierno ha actuado con prontitud con la creación de un Gabinete de Crisis para evaluar la situación y tomar las medidas que sean necesarias.
Según el vicepresidente, fue informado de que los residuos tóxicos de la presa que se desbordó ayer “no son tan tóxicos como los de Mariana”, y dijo que, al parecer, la tragedia puede ser menor que la ocurrida hacer tres años.
Bolsonaro promueve la flexibilización de las normas relacionadas con el sector minero y el agronegocio, y ha señalado que las reservas indígenas, hoy protegidas, deberían pasar a ser productivas, algo que ha sido duramente criticado.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...