¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20°
24 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

"Se manejan a su antojo y no cumplen con las obras"

Carmen Quinteros, una vecina afectada, hizo oír su reclamo junto con su abogado, Luis Segovia.
Domingo, 06 de enero de 2019 02:10

"Yo compré y cancelé dos lotes, por los que está pendiente por la sucesión otorgarme los servicios comprometidos y el catastro individual", puntualizó Carmen Rosa Quinteros, una vecina que tiene su vivienda a medio construir en la segunda etapa del loteo de finca Valdivia.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

"Yo compré y cancelé dos lotes, por los que está pendiente por la sucesión otorgarme los servicios comprometidos y el catastro individual", puntualizó Carmen Rosa Quinteros, una vecina que tiene su vivienda a medio construir en la segunda etapa del loteo de finca Valdivia.

La presencia de Quinteros resaltó en medio de los abogados que el pasado 26 de diciembre asistieron a la audiencia convocada por el juez Pablo Muiños. "No puede ser que se manejen a su antojo, sin hacer nada con las obras incumplidas", cuestionó la vecina afectada.

Su abogado, Luis Segovia, sostuvo que Pablo Muiños, el juez de la sucesión y las quiebras de las empresas de Jorge Federico Benjamín Méndez, "no puede permitir que el administrador y su madre perciban sueldos de $58.000 y $27.000, respectivamente, sin haber cumplido con una sola de las obligaciones pendientes en cuanto al inicio de las obras de infraestructura". El letrado se refirió en esos términos a los haberes que cobraron Marcelo Raúl Méndez, el hijo del fallecido ingeniero al que la Justicia puso como administrador provisorio de la sucesión, y su madre, Nora Punta, quien actúa como su apoderada.

Segovia amplió el miércoles último los fundamentos de una medida cautelar con la que pidió al juez de la sucesión que prohíba a la administración las ventas y cobranzas de lotes.

"La rendición anual que se presentó el pasado 20 de diciembre al juez Pablo Muiños prueba y ratifica que se están llevando a cabo actos prohibidos, por parte del administrador, que pueden ser motivo de su apartamiento por la gravedad de los actos de disposición", aseguró el abogado de Carmen Quinteros.

Entre los actos irregulares, el letrado denunció una comercialización de lotes realizada en el último año, en finca Valdivia, con la firma del administrador de la sucesión. Citó, entre los casos documentados, la venta de tres lotes (25, 26 y 27 de la Manzana T) a un mismo comprador, Miguel Alfredo Vildosa, por $1.000.000.

También acompañó otro boleto firmado por Marcelo Raúl Méndez, por el que se vendió a María Celeste Tolaba Toledo el Lote 13 de la Manzana T. La administración cobró un anticipo de $80.000, el 10 de abril de 2018, y luego cuotas mensuales de $5.000.

Segovia también advirtió que el administrador de la sucesión otorgó un préstamo de $17.000 a una de las coherederas, Nicolasa Mamaní, el 3 de agosto de 2018.

Sobre los sueldos que cobraron el hijo y la exmujer de Méndez, el abogado de Quinteros recordó que en una presentación realizada por el propio administrador ante el juez Muiños, el 16 de marzo de 2018, quedó expresa constancia de que "dada la condición de coherederos universales, renuncian a cobrar por dicha labor, en beneficio de los intereses propios y de los restantes coherederos, por lo que su actuación no será remunerada".

El abogado Segovia sostuvo que "la procedencia de la medida cautelar es evidente, ya que por un lado tenemos la realización de un conjunto de actos prohibidos por parte del administrador y, por otro, el peligro de que su continuidad desbarate los derechos de coherederos y acreedores".

 

Temas de la nota

PUBLICIDAD