Caso Gallardo: probable  detención de un testigo falso

En las últimas horas trascendió que sería inminente o muy posible que el testigo aportado por la defensa de cuatro policías acusados -por ahora- de homicidio culposo y vejaciones agravadas sea detenido y posiblemente imputado en un grado mayor por la muerte de Cristian Ezequiel Gallardo (23).

Esta posibilidad se materializó en las últimas horas al ser confirmado que la sangre hallada en el furgón policial y una pieza dentaria que se encontró en el mismo pertenecen fehacientemente a la supuesta víctima de un tratamiento impropio o delictivo de un detenido.

La confirmación de pertenencia tiró por la borda todo lo actuado en materia de defensa de los cuatro policías imputados, pero si eso fuera poco, puso en tela de juicio el testimonio bajo juramento de un joven que la defensa de los cuatro policías presentó para negar la existencia de las supuestas vejaciones o torturas sufridas por Gallardo.

El joven habría mentido deliberadamente, ya que en su declaración aseguró haber estado justamente en el interior del furgón policial.

En otros pasajes de su declaración testimonial omitió detalles importantísimo sobre lo realmente sucedido y, sin ir más lejos, amplió su denuncia sobre la víctima por un supuesto robo sufrido, horas después que el mismo estaba fallecido.

En ese sentido, en las próximas horas el testigo deberá carearse con los cuatro policías -a pedido de la querella, ejercida por el abogado Rodrigo Escovar- y de cambiar su declaración o arrepentirse, su situación frente a la Justicia estaría verdaderamente agravada, por lo que se cree quedaría en calidad de detenido a la espera de una imputación que podría llevarlo incluso al grado de la coautoría, si se probara que participó de la agresión sufrida por el detenido Gallardo.

Consultada por este nuevo movimiento en la causa, la madre de Cristian Gallardo, Alicia Salas, confirmó a El Tribuno que la fiscal actuante le deslizó que la conducta del testigo quedó en evidencia con la confirmación de la pertenencia de los restos de sangre y pieza dental de Gallardo en el interior del furgón.

"Yo quiero ver a ese hombre preso, porque a la Justicia no se le miente, menos aún cuando el costo de su mentira fue la vida de mi hijo", dijo.

Con respecto a las nuevas novedades en la causa, la mujer dijo: "Ese diente es de él, siempre lo dijimos, porque teníamos una foto de Cristian enviada desde Embarcación horas antes de que llegara Salta y tenía toda su dentadura completa, eso confirma lo que realmente pasó, sus alaridos de dolor ahora tienen explicación", dijo la mamá, esperanzada en un esclarecimiento aleccionador de una Justicia independiente.

"Sé que nuestro defensor pidió una serie de careos, y de esos careos quedará en evidencia que el testigo se burló de la verdad o quizá olvidó su importancia, pero nosotros no olvidamos a Cristian y por eso exigimos verdad y seriedad. Esto costó una vida, incluso la mía", reflexionó la madre.

Consultado sobre el tema, el abogado Escovar dijo que de todas las medidas que solicitó oportunamente solo le dieron lugar a los careos de Ismael Lozano, el testigo, y las mujeres que presenciaron la detención y que luego grabaron los pedidos de ayuda, de dolor y de terror del joven Gallardo, quien se encontraba dentro del furgón policial enfrente de la casa donde había sido detenido.

Quedó, según las testimoniales, acreditado que dentro del furgón ingresaron los cuatro policías detenidos y en el interior de ese habitáculo además de los policías y el detenido habría estado el testigo Lozano. Todo hacer pensar que no solo el testigo miente, sino omite gran parte de lo realmente acontecido y eso es mucho más que grave, porque no solo incurre en una conducta de falsedad sino en otros delitos mayores que deben ser sancionados", dijo con certeza de verdad. Por ese hecho la fiscal penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, María Luján Sodero Calvet, imputó al oficial Ricardo José Antonio Llaves y a los suboficiales Ricardo Ezequiel López, Lucas Maximiliano Ozuna y Jorge Antonio Olea por el delito de homicidio culposo y luego se ampliaron los cargos.

Una madrugada así no debiera repetirse

El caso Gallardo puso fin a una serie de muertes de detenidos que aún se ventilan en la Justicia salteña.
La severidad como método terminó con la vida de al menos cinco ciudadanos solo en los últimos 10 meses, aunque vale aclarar que las pruebas de audio y videos en el caso de Ezequiel Gallardo le pusieron punto final quizá a una cadena de encubrimientos, algunos al parecer nacidos en las pericias forenses sobre las víctimas. 
Los familiares de Gallardo como su abogado querellante lograron como pocas veces que sobre un caso de violencia policial debiera intervenir el mismísimo procurador, quien antes que llegue la solicitud para una nueva pericia forense ordenase una nueva autopsia, ante las evidentes contradicciones de los testimonios, las improntas cadavéricas y las conclusiones medico/legistas.
Las últimas novedades están dando razón a lo sostenido por los familiares de Gallardo
</SUBTITULO>La detención
Según la policía, el joven de 22 años había sido detenido por robo cerca de Finca Independencia y cuando era trasladado “sufrió descompensaciones” y terminó perdiendo la vida. En cambio, la versión de la familia es que el muchacho estaba tomando en la puerta de una vivienda donde Gallardo fue interceptado y conducido al interior de un furgón donde los policías lo golpearon. Las redes sociales difundieron un video donde se escucha lo que serían los gritos de dolor de Ezequiel Gallardo cuando se encontraba en el móvil policial, punto este que está siendo clarificado por la Justicia, destruyendo la versión oficial sostenida por un testimonio falso e interesado por razones desconocidas.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...