“Sin cuenta Gatos Locos”, una comedia musical en la que el amor supera las diferencias

Con una comedia musical en la Casa de la Cultura, el colegio José Manuel Estrada, dio por concluida a mediados de esta semana, una amplia agenda de actividades en el marco de sus 50 años de vida institucional. Pero la propuesta, más allá de ser un punto más en la agenda, fue un verdadero suceso ganándose una masiva afluencia de público y una verdadera ovación antes de caer el telón. Fueron tres funciones a pleno. 
Se trató de la obra “Sin cuenta Gatos Locos”, una historia de gatos y ratones, que se puso en escena bajo la dirección de Roxana Andrada y que contó con la adaptación de “Michifuses”. 

La frutillita del postre fueron los actores, todos docentes de la institución que en algunos casos descubrieron y en otros explotaron al máximo sus dotes artísticos, entre ellos Roxana Soto, Carlos Peñalba, Francisco Lávaque, Diego Chaparro, Patricia Silvera, Leonardo Palazzo, Lorena Baigorria, Patricia Gramajo, Sonia Castillo, Cristina Vila, Inés Ruski, Claudia Aguirre y Noelia Pérez Cristóbal. 

El vestuario y el maquillaje merecen un párrafo aparte por lo glamoroso, llamativo y profesional, y estuvieron bajo la responsabilidad de Carolina Molina y Susana Tapia, y del “Maquillajero”. 

La historia transcurre en un callejón de la ciudad, donde de noche salen todos los gatos a jugar.

“Fue una propuesta muy divertida, entretenida, apta para todas las edades, en la que no faltaron detalles referidos al colegio Estrada, por ejemplo, uno de los personajes se dispone a cantar una canción acompañado de una guitarra, y menciona como al pasar que le pedirá ayuda a un tal Maita, o a un tal Vázquez, o con el teclado a un tal Montero, en referencia a varios alumnos que tocan muy bien los instrumentos”, contó Alejandra.
La docente de matemáticas y física relató: “Las escenas están ambientadas en lugares indefinidos. Comienza en la calle, con uno de los gatos metidos hasta la cintura en un enorme basurero, en el que buscan comida y revolean botellas vacías, etc.  Allí se producen diálogos entre un gato y sus dos hijas. Una de ellas la gata Flora, que como ya se sabe nada la conforma, una gatita difícil”. 


Luego, Alejandra prosiguió con el relato: “El padre la convence para que se case, pero ella es muy exigente y no se decide, entonces organiza un concurso para encontrarle marido. Un ratón que había escuchado todo el diálogo quedó enamorado de Flora y decide participar del certamen. También se suma Capogato, el villano del barrio”. 


“Las escenas se suceden en la calle, donde está el tacho de basura y la casa del ratón, que vive con su madre la ratona. Mientras que el lugar donde se realiza la competencia es la casa de Capogato, donde luego mantiene secuestrados a Flora y al ratón. Allí mismo se produce el desenlace, cuando finalmente Rita, hermana de Flora, aparece como Gatúbela y rescata a todos, le declara su amor a Nito, el ratón, y se queda con él. Entre tantas idas y vueltas, el padre de las gatas, que era viudo, se enamora de la ratona, madre de Nito. El mensaje sin dudas apunta a que el amor supera las diferencias”, concluyó la docente.

Y de esta manera los festejos por el 50 aniversario del Colegio Estrada, tuvieron un final feliz...


 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

¿Para qué vas a usar el aguinaldo?

Vacaciones
Pagar deuda
Consumo
Ahorro
ver resultados

Importante ahora

cargando...