Piden la derivación de un paciente internado en el San Bernardo

Roberto Carlos González tiene 40 años y es oriundo de Mendoza. Hace un par de años llegó a Salta para trabajar en una empresa constructora, pero se quedó sin empleo y en los últimos tiempos hacía trabajos de albañilería. El 28 de octubre ingresó al San Bernardo, derivado del hospital Papa Francisco, por un fuerte dolor en el vientre. Los profesionales del hospital de barrio Solidaridad le habían diagnosticado cálculos en la vesícula, pero ante la falta de personal y material, lo derivaron, ya que no podían operarlo. En el San Bernardo, el 4 de noviembre le informaron que le harían una cirugía laparoscópica y que en un par de días estaría de nuevo en casa.

Desde aquel momento, la familia de Roberto deambula por los pasillos del hospital sin información certera sobre qué es lo que pasó con este hombre.

Según relata su pareja, Cecilia Arayes, cuando ingresó al hospital le realizaron una ecografía y le confirmaron la fecha de la cirugía. Ya en el quirófano, los médicos habrían tenido una complicación y terminaron cambiando la cirugía laparoscópica por la tradicional.

"Le colocaron dos sondas y lo enviaron a terapia intermedia. Después de 48 horas y de que mi hermano se hinchara como un globo resolvieron sacarle la sonda y recién ahí advierten que una estaba obstruida. Mi hermano comenzó a sangrar y a expulsar líquidos por la herida. Nos sacaron y después aseguraron que uno de los puntos no se había hecho bien y que Roberto tenía pérdida de bilis", detalló su hermana, Gabriela González, que reside en Mendoza junto con su madre. Ahora ambas están instaladas en un hostal en Salta y ya llevan casi tres semanas a la espera de buenas noticias.

El 8 de noviembre, Roberto González fue sometido a una punción, pero no informaron a la familia qué estaba ocurriendo. El 12 de este mes fue sometido a otra cirugía y fue inducido a un coma farmacológico. El 14 nuevamente lo llevaron al quirófano.

El miércoles la familia González advirtió que el caso de Roberto empeoraba. Denunciaron que el paciente está en manos solo de los residentes, sin que les brinden un diagnóstico preciso de qué es lo que pasa.

"Nosotras no queremos hacer una denuncia de mala praxis y que las cosas empeoren todavía más. Desde el principio esto salió mal y vemos que no fueron certeros. Queremos que nos den una derivación para el avión sanitario y llevarlo a Mendoza", expresó Victoria González, mamá de Roberto.

La familia González espera por estos días en el área de terapia, que Roberto ingrese nuevamente al quirófano para una limpieza del área afectada y que logre salir de la crisis. Sin embargo, también pidieron una reunión con el gerente del hospital San Bernardo. "Los médicos que lo están atendiendo no nos dan respuestas, los residentes están haciendo prácticas con mi hijo y yo solo quiero salvarle la vida. Por eso pido que el gerente nos atienda y haga la derivación para un hospital de Mendoza", reiteró Victoria, que vive hace tres semanas en un hostal cerca del hospital, mientras que su hija Gabriela ya hizo dos viajes a su provincia de origen para arreglar la licencia en su trabajo y buscar en Salta, la salida de su hermano.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...