Comer ají reduce el riesgo de muerte por ataque cardíaco y accidente cerebrovascular

Durante muchos años, el ají fue por muchos halagado por sus propiedades terapéuticas, y criticados por otros que no creen en sus beneficios. Lo cierto es que un estudio publicado por el Journal of the American College of Cardiology señala, que los investigadores han descubierto que comer ají regularmente puede reducir el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.
La investigación se llevó a cabo en Italia, donde se comparó el riesgo de muerte entre 25.000 personas, algunas de las cuales comieron ají y otras que no.

César “Cacho” Alurralde, un salteño cultor del picante y administrador de un grupo de Facebook de fánticos del ají expresó: “Yo siempre dije que el chile es sano y hace bien a la salud. Lo importante es ser prudentes con las dosis. Aquí en Salta podemos conseguir un buena variedad de ajíes, que van desde los suavecitos que me gustan a mí, hasta los más bravos y 'enojaos' ”.

El estado de salud y los hábitos alimenticios de los participantes fueron monitoreados durante ocho años, y los investigadores descubrieron que el riesgo de morir de un ataque cardíaco era un 40% menor entre los que comían ajíes al menos cuatro veces por semana.

La muerte por accidente cerebrovascular se redujo a más de la mitad, según los resultados publicados el lunes en el Journal of the American College of Cardiology.

“Un hecho interesante es que la protección contra el riesgo de mortalidad era independiente del tipo de dieta que seguían las personas”, dijo la autora principal del estudio, Marialaura Bonaccio, epidemióloga del Instituto Neurológico del Mediterráneo (Neuromed).
“En otras palabras, alguien puede seguir una dieta saludable, otra persona puede comer de manera menos saludable, pero para todos el ají tiene un efecto protector”, dijo.

La investigación utiliza datos del estudio Moli-Sani, que tiene alrededor de 25.000 participantes en la región de Molise, en el sur de Italia.

Licia Iacoviello, directora del departamento de epidemiología y prevención de Neuromed y profesora de la Universidad de Insubria en Varese, explicó que las propiedades beneficiosas del ají se habían transmitido a través de la cultura alimentaria italiana.
“Y ahora, como ya se observó en China y en los Estados Unidos, sabemos que las diversas plantas de las especies de pimiento, aunque se consumen de diferentes maneras en todo el mundo, pueden ejercer una acción protectora hacia nuestra salud”, dijo Iacoviello.
El equipo ahora planea investigar los mecanismos bioquímicos que hacen que el chile sea bueno para nuestra salud.

 

¡Ojo!, los expertos externos elogiaron el estudio y señalaron algunas limitaciones

Duane Mellor, dietista registrada y profesora principal de la Aston Medical School en el Reino Unido, dijo que el documento es “interesante” pero “no muestra un vínculo causal” entre el consumo de ají y los beneficios para la salud.


Mellor dijo que el efecto positivo del consumo de chile observado en el estudio podría atribuirse a cómo se usan los pimientos en una dieta general. “Son personas plausibles las que usan los ajíes, ya que los datos sugieren que también usaron más hierbas y especias y, como tal, es probable que coman más alimentos frescos, incluidas las verduras”, dijo.

“Entonces, aunque los chiles pueden ser una adición sabrosa a nuestras recetas y comidas, es probable que cualquier efecto directo sea pequeño y es más probable que haga que comer otros alimentos saludables sea más placentero”.
Ian Johnson, investigador de nutrición del Quadram Institute Bioscience en Norwich, Inglaterra, elogió el “estudio observacional de alta calidad” por sus “métodos robustos”.

Sin embargo, también señaló que no se identificó ningún mecanismo para el efecto protector, ni los científicos descubrieron que comer más ají proporcionaba beneficios adicionales para la salud.

“Este tipo de relación sugiere que los chiles pueden ser solo un marcador de algún otro factor dietético o de estilo de vida que no se ha tenido en cuenta, pero, para ser justos, este tipo de incertidumbre generalmente está presente en los estudios epidemiológicos, y los autores reconocen esto”, dijo Johnson.

Fuente: con CNN

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de vida-y-tendencia

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...