Cambios y decisiones que impone una nueva era

 El desarrollo tecnológico de las últimas décadas produce transformaciones tan profundas en la convivencia humana que ya ha desencadenado una revolución cultural. Una revolución que por cierto no ha terminado.
Hoy se habla con absoluta naturalidad de “millennials”, “centennials” o “generación Alfa”, que son denominaciones que definen a las personas a partir de su ubicación con respecto a la era digital.
La cibernética y luego internet han cambiado para siempre los instrumentos y las modalidades del trabajo humano. Por eso, las naciones y las empresas deben tomar todos los recaudos para que la transformación tenga los mínimos costos posibles. Es necesario asumir que vivimos en la cuarta revolución industrial y que el siglo XXI impone nuevas condiciones.
En el ámbito de las comunicaciones, la tecnología digital e internet obligan a los medios de comunicación y a los profesionales del periodismo a replantear estrategias informativas, industriales y comerciales. Esta es la realidad que pone de manifiesto cada pronunciamiento de entidades como la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Para todos los diarios argentinos, este cambio de escenario obliga al replanteo de los medios de financiamiento. La publicidad en gráfica viene decreciendo y la publicidad online se concentra en las grandes plataformas en desmedro de las páginas digitales de los medios tradicionales, a pesar de los esfuerzos de renovación que estos vienen desarrollando.
Para una ciudadanía que se informa por vía digital, los diarios siguen cumpliendo el rol de brindar información completa, con elementos sólidos y fundados para la interpretación, propios de un periodismo profesional que las redes no están en condiciones de ofrecer.
Desde 1995, El Tribuno asumió un compromiso con el periodismo digital que fue produciendo cambios informativos que los lectores observan en la página digital y en todas las plataformas.
La reconversión informativa y el financiamiento son la condición de supervivencia de cualquier empresa periodística.
Más allá de los malos momentos comerciales provocados por ocho años de recesión económica e inflación, en los que la caída del consumo forma parte de la experiencia cotidiana de todos, el proyecto como empresa es el de seguir generando trabajo y estimulando la capacitación profesional de nuestros empleados tanto en el área de redacción, edición, diseño y paginado, como la comercial y administrativa y en la de mantenimiento y talleres.
Este proceso de redimensionamiento impone algunas condiciones que obligan a renovar el perfil profesional del personal. 
Entre estas, se incluye también una necesaria reducción de la planta, decisión que fue comunicada la semana pasada a los empleados afectados y que fue adoptada aplicando la legislación laboral vigente y garantizando el total de las indemnizaciones correspondientes.
Se trata de una decisión empresaria, dolorosa pero legítima e inevitable, y que tiene como objetivo la preservación de la empresa y el trabajo de sus empleados.
Nuestro propósito es el de seguir avanzando y consolidando nuestro vínculo con los lectores y con la ciudadanía salteña como lo venimos haciendo desde hace 70 años. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Importante ahora

cargando...