Berta de Katz: con su partida se fue una parte importante de historia de Tartagal 

La noche del lunes 18, acompañada de sus seres más queridos y a la edad de 93 años falleció en la ciudad de Salta doña Berta de Katz, un emblema de la actividad comercial del norte de la provincia, quien primero junto a su esposo Yeizel y luego con el paso de los años acompañando y guiando a sus hijos, levantaron la denominada Cadena del Norte, 12 locales comerciales de venta de muebles, electrodomésticos, materiales de construcción y maquinarias para el comercio ubicados en las provincias de Salta y Jujuy.
 
Décadas de trabajo

Berta quedará grabada en la memoria de los tartagalenses como esa mujer que por décadas -seguramente más de seis- atendió en su escritorio del primer local de los Katz, ubicado en la primera cuadra de la calle Alberdi, rodeada en aquellos años de sus hijos pequeños. En ese tiempo el negocio comprendía también una tienda y zapatería y la vivienda de esta familia pionera en el norte, se ubicaba en la planta alta del mismo local. Con los años y cuando sus hijos Ernesto y Luis, hoy dos prominentes empresarios se pusieron al frente de la cadena siguió guiándolos hasta prácticamente el último día. 
Berta se había casado con Yeizel Katz -un muchacho lituano llegado a la Argentina después de la segunda guerra mundial- en Buenos Aires. En realidad los tres hermanos Katz -Guillermo, Yeizel y José- habían llegado al norte donde se instalaron primero en Tartagal con aquellos tradicionales comercios conocidos como tienda de ramos generales a la que llamaron Casa Adela.

Casa El Gato

Yeizel, por su parte, se ubicó en un pequeño local al que llamó Casa El Gato. Con el tiempo le sumó otro local dedicado a la venta de comestibles, tienda y zapatillería, pero en Salvador Mazza, y le puso de nombre La Argentina. Inquieto como era y sin reparar en las distancias y el esfuerzo que le significaba llegar desde Tartagal, abrió otro negocio en la localidad fronteriza de La Quiaca. 
Más afianzado en Tartagal, en uno de sus viajes a Buenos Aires, donde residía gran parte de su familia, conoció a Berta, una jovencita que había vivido con sus padres de nacionalidad rusa en Jujuy y en Tucumán.
Pronto los jóvenes se casaron y ambos volvieron hacia el norte.
Yeizel y Berta tuvieron cuatro hijos lo que no fue impedimento para que ella estuviera siempre junto a su marido al frente del negocio; cuando su esposo falleció la impronta de sus hijos, ya profesionales, los llevó a abrir las sucursales ubicadas en las provincias de Salta y Jujuy. 
Rodeada de su familia, había cumplido 93 años el pasado 6 de febrero; celebró unos días más tarde el cumpleaños de su hija menor, pero falleció la noche del lunes 18 en un sanatorio de la capital de la provincia. 

Decisiones

Doña Berta de Katz estuvo siempre presente en cada decisión de la empresa que hoy dirigen sus hijos, la misma empresa norteña que por casi nueve décadas le dio una fuente de trabajo a cientos de norteños; y quedará por siempre en lo más profundo de los afectos de la prolífica familia que con amor y mucho sacrificio junto a su amado esposo Yeizel formaron a lo largo de sus vidas. 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...