Los ADN darían claridad al caso de Natacha Jaitt

Los investigadores de la muerte de Natacha Jaitt esperan que los estudios genéticos sobre el hisopado realizados a las uñas y la zona genital de la víctima y los análisis toxicológicos de la sangre y orina de todas las personas que se hallaban en el salón de eventos Xanadú, en Benavídez, permitirán esclarecer lo que ocurrió la noche en que falleció la conductora.

Fuentes judiciales informaron a Télam que los fiscales de la causa se reunieron con los peritos oficiales y de parte para definir las fechas de esos peritajes, mientras que citaron a declarar como testigo a la cantante Lissa Vera, exintegrante del grupo Bandana.

De acuerdo con los voceros, esta citación apunta a que la cantante aporte datos sobre la relación laboral entre Jaitt (41) y el empresario paraguayo Raúl de Jesús Velaztiqui Duarte (47), quien estuvo con la víctima la noche de su muerte y desde ayer se encuentra detenido por falso testimonio.

Al parecer, Vera participó con Jaitt y Velaztiqui Duarte de un encuentro previo en el que se gestó la idea de una reunión de negocios con el dueño del salón Xanadú, Gonzalo Rigoni (45), otro de los testigos de la muerte.

Según las fuentes, Jaitt, Velaztiqui Duarte y Vera pasaron juntos el cumpleaños de ésta última el 31 de enero último y también el 14 de febrero, día de San Valentín, esa vez en el restaurante La Tía Ñata, de Benavídez, cuyo dueño les pasó el contacto de Rigoni.

En tanto, los fiscales Sebastián Fitipaldi y Diego Callegari resolvieron que los peritajes pendientes se lleven a cabo en dependencias del Ministerio Público, algunos en un laboratorio de la localidad bonaerense de Munro, y los ADN posiblemente en otro de la ciudad de Junín.

Entre estas pericias están las toxicológicas que se realizarán con las muestras de sangre y orina de Jaitt y los cinco testigos que estaban con ella cuando murió, y los anatomopatológicos sobre los tejidos y vísceras extraídas durante la autopsia y que servirán para confirmar la causa de muerte.

En cuanto a los peritajes genéticos, se analizarán los hisopados tomados a la víctima debajo de las uñas y en la zona genital (esto último para ver si hay semen) y buscarán ADN en muestras levantadas de distintos objetos obtenidos en la escena, como vasos y colillas de cigarrillos.

Para participar de estos estudios la familia Jaitt ya designó como perito de parte al ex jefe de la Policía Bonaerense Daniel Salcedo, quien entre 2002 y 2007 fue superintendente de Policía Científica y participó de casos como el secuestro y asesinato de Axel Blumberg, el "robo del siglo" al Banco Río de Acassuso y el triple crimen de General Rodríguez, entre otros.

A su vez, los fiscales continuaban con el análisis de las imágenes de las 12 cámaras de seguridad instaladas en Xanadú con el fin de reconstruir los movimientos de Jaitt previos a su muerte.

Las fuentes detallaron que la única que muestra a Jaitt en una supuesta maniobra de ingesta de cocaína es la cámara número 10, que alcanzó a registrarla agachada sobre una mesada de la antesala del baño que hay en la planta alta de ese salón y que está junto a la habitación donde luego murió.

Esa cámara -ubicada en la planta alta- enfoca a un pasillo que da a la puerta de una antesala que quedó abierta, momento en que se ve a Jaitt por el reflejo de un espejo, dijeron los informantes. Las demás cámaras no captaron imágenes esclarecedoras.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...