Imprudencia de carnaval le quemó la vista a un niño

Un niño debió ser hospitalizado en esta capital al sufrir severos daños en sus ojos al ser alcanzado en sus órganos visuales por un puñado de cal viva que le arrojaron durante los festejos de carnaval.

La brutal agresión se produjo en la cabecera del departamento Anta, Joaquín V. González y ante la gravedad de las quemaduras sufridas el pequeño tuvo que ser derivado hacia nuestra capital.

El lamentable episodio ocurrió en un céntrica avenida, habilitada supuestamente para los juegos y desfiles de los corsos carnestolendos.

Según la abuela de la pequeña víctima, la agresión se produjo en la noche del sábado.

La mujer denunció además falta de seguridad y control, pero lo peor es que dijo que los corsos de este año están plagados de violencia.

Aseguró que el episodio se produjo durante los juegos y festejos en la avenida General Gemes donde en un descontrol absoluto de manoseos y violencia, desaprensivos jóvenes le arrojaron cal en los ojos a un niño de 11 años y a chicas que se hallaban junto a él.

El carbonato de calcio activo tomó contacto con el agua o la humedad de los ojos y comenzó a quemar al niño, así lo relató.

Inmediatamente de ocurrido el suceso y ante la desesperación generalizada la víctima fue trasladada, primeramente a un centro de atención zonal y por sus familiares horas más tarde a Salta capital ya que requiere atención de inexistentes en los hospitales de pueblo.

El portal de noticias sureño entrevistó a la abuela de la víctima, Adriana Echevarría, quien informó ayer que el niño junto a sus padres permanecen en Salta capital.

La abuela informó, además, que su nieto se encuentra con los ojos vendados y que deberá someterse a diferentes estudios oftalmológicos para determinar la profundidad de las lesiones sufridas por el químico utilizado para jugar al carnaval.

Según la fuente, la familia, indignada por el accionar de vándalos, quiere dar a conocer lo sucedido para llamar a la conciencia del resto de la gente y para que se tomen medidas de control y de prevención de estos excesos.

"Anoche le tocó a mi nieto no quiero que le toque a nadie más", dijo la abuela Adriana a los medios de esa ciudad.

El pequeño -se informó oficialmente- recibió la primera asistencia en el hospital Oscar H. Costas de Joaquín V. González, y fue trasladado a la capital para una atención más compleja, ya que en ese lugar no se cuenta con los equipos ni el personal médico para este tipo de lesiones.

El personal médico zonal habría informado a la familia que el niño "tiene dañada las córneas".

Con ese diagnóstico sombrío el carnaval mostró el peor de sus rostros.

Los portales de noticias de la zona hicieron ayer hincapié en que hasta ayer ningún funcionario de se comunicó con los familiares. La abuela planteó, entonces: "Solo queremos que se haga público para que esto no vuelva a ocurrir".

El caso tomó estado público pero la agresión no fue denunciada en la Justicia, o al menos en esa ciudad del departamento Anta, pero el caso está plan teado en los medios.

La salud primero

Muchos productos contienen cal o yeso. Entre ellos la argamasa, limpiadores de hornos y destapadores de cañerías, polvos para lavavajillas, fertilizantes y chispas de luces de Bengala. 
Estos químicos pueden causar graves daños en muy poco tiempo, dependiendo del tipo, la potencia y la cantidad de tiempo que el álcali esté en contacto con el cuerpo o con los ojos. Las sustancias alcalinas pueden penetrar y dañar las capas más profundas de tejido.

Mala práctica

Apuntar a los ojos con cualquier sustancia es una mala y peligrosa costumbre en todos los juegos de carnaval Lo hacen con espuma, harina, pintura, y esta vez con cal. Los festejos de carnaval al igual que las fiestas de fin de año producen lesionados por las malas prácticas de los festejantes y la negligencia.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...