Ciclo de clásicos: llega "La Strada", de Federico Fellini

En el marco del Ciclo Volver a los Clásicos, el Cine Club de los Miércoles realizará mañana la proyección de La Strada (1954), con guión y dirección de Federico Fellini y la actuación de Anthony Quinn y Giulietta Masina.

Este clásico del cine universal se proyectará en el Salón Bicentenario del Colegio de Médicos de Salta (Marcelo T. de Alvear 1310), a partir de las 21 horas. La entrada es libre y gratuita

Sinopsis

Edificios herrumbrosos con maderas gastadas e invadidos por polvo de ladrillo (y yeso) son el escenario de esta singular obra de Fellini. “La Strada” lleva su nombre por el espectáculo itinerante que Zampanó (Anthony Quinn) monta a cuestas de su triciclo motorizado y exhibe por toda Italia. Este hombre de rústico trato vuelve al pueblo de Rosa, su mujer fallecida, para pedirle a la madre de esta que le venda a su otra hija Gelsomina (Giulietta Masina) por diez mil liras. Como pasaban penurias por su pobreza, la mujer acepta para darle de comer al resto de sus hijos.

El filme muestra la situación social de la Italia de Posguerra. La película no es un muestrario objetivo de aquella realidad triste y sangrante, sino, más bien, de la realidad que proviene de las ensoñaciones poéticas de Fellini. Entonces, la desolación que emana la cinta no la proyectan los edificios en ruinas y la condición de vida de los italianos desclasados, su verdadero núcleo surge de la relación que ambos protagonistas tienen con ese mundo, entre sí y consigo mismos.

Escena de la piedra. Video gentileza YouTube

La bondad e ingenuidad de Gelsomina y la fuerza bruta y egoísmo de Zampanó son, a la vez, los motores que permeabilizan sus experiencias y las barreras que les impiden congeniar. Sin embargo, aunque la hosquedad del protagonista y la alegría de su compañera los hagan pelear indefinidamente, ellos conviven porque se necesitan. La soledad de Zampanó es más grande que su ego, siempre rudo y pendenciero no puede dejar ir a Gelsomina cuando ella se harta de él. Ahora, ella -que tiene una indudable gestualidad y gracia chaplinescas- tiene oportunidades para dejar de padecer el mal genio de Zampanó, pero se queda por todo lo que aprendió gracias a él. Es evidente, la afección mutua existe, entreverada en sus discusiones, pero existe: sus emociones como burbujas salen de su interior y explotan en minúsculos gestos. Tanto camino recorrido no en vano genera en ellos un vínculo movilizador.

"Cuando Zampanó, un artista ambulante, enviuda, compra a Gelsomina, la hermana de su mujer, sin que la madre de la chica oponga la menor resistencia. Pese al carácter violento y agresivo de Zampanó, la muchacha se siente atraída por el estilo de vida nómada, siempre en la calle (la "strada", en italiano), sobre todo cuando su dueño la incluye en el espectáculo. Aunque varios de los pintorescos personajes que va conociendo en su deambular le proponen que se una a ellos, Gelsomina se mantendrá fiel a Zampanó hasta las últimas consecuencias".

Con “La Strada” Fellini logró el reconocimiento del público y de la crítica a nivel internacional. Ganó el Oscar a Mejor película de habla no inglesa y se alzó con el León de Plata en el Festival de Venecia. Incluso, la Asociación de Cronistas de la Argentina (ACCA) la premió como Mejor Película Extranjera. Con el paso del tiempo las premiaciones tan solo se vuelven una anécdota, pero, no obstante, “La Strada” en la actualidad no solo es una de las mejores películas de Fellini o de la cinematografía italiana, es considerada una de las más grandes filmadas en la historia del cine

Fuente: Cinéfilo Serial

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...