Asumió la flamante nueva  conducción de los rotarios

"Muchas personas a quienes las invitamos a participar incorporándose al club nos ofrecen todo su apoyo pero les cuesta aceptar. Y es que hoy en día lo más valioso que tienen vecinos y amigos de buena voluntad no es lo que materialmente pueden donar, es el tiempo que pueden destinar a un voluntariado", dijo el nuevo presidente.

La reflexión es de un joven profesional de Tartagal, el ingeniero Ernesto Restom, quien semanas atrás dejó en manos de otro joven de 30 años como él, la presidencia del Rotary Club Tartagal, una de las instituciones más sólidas, que ha permanecido en el tiempo por 70 años y que integraron quienes fueron abuelos y padres de algunos de los nuevos rotarios del norte argentino.

El RTC cuenta en la actualidad con 38 miembros, una de las membresías más importantes de la región tratándose de clubes rotarios.

Semanas atrás el abogado Pablo Carrizo se hizo cargo de la presidencia por el término de un año luego de aquella masiva incorporación que los 12 miembros que por casi dos décadas conformaron la entidad, decidieron hacer para fortalecer al Rotary de Tartagal, darle nuevos aires y sumar voluntades para trabajar por quienes más lo necesitan.

Un desafío que abre el corazón

A través de 7 décadas el RCT hizo desde los cimientos obras fundamentales para el norte de la provincia con las que no contaba, como son la biblioteca popular Juan Bautista Alberdi, el hogar de niños Walterio Ansaldi, el hogar de ancianos Padre Bluxiaferri y el centro de tratamiento de adicciones Puente Norte. Con cada obra que fueron concretando a través de los años, los rotarios -a pesar de que todas pasaron a la órbita de la provincia- siguieron ejerciendo el padrinazgo de todas ellas.

Cuando a los niños del hogar en tránsito -actualmente 50 desde bebés hasta 14 años- les falta pañales, medicamentos, artículos escolares, o cuando hay algún problema edilicio en el hogar de ancianos donde residen una cantidad similar de beneficiarios, es el club de Tartagal el que sale a resolver el inconveniente. Y la única manera de afrontarlo es con recursos económicos que obtienen de los diferentes eventos que organizan a lo largo de todo el año.

Carrizo precisa que "la idea es seguir abriendo las puertas del club esta vez a las mujeres, para que se integren a trabajar en este voluntariado que a los nuevos rotarios nos dio una mirada más abarcativa de una realidad que viven tantas familias. Es una acción que la tomamos con toda responsabilidad y compromiso y que nos demanda, sobre todo, tiempo de dedicación que todos los que conformamos el RCT estamos dispuestos a brindar".

Restom explica que "en eso de donar tiempo, que es lo más importante que tiene una persona, muchas veces intentamos sumar a más vecinos al Rotary Club Tartagal, pero la respuesta que obtenemos es que están dispuestos a colaborar en todo pero prefieren hacerlo desde afuera. Para nosotros, que estamos adentro y que muchas veces debemos quitarle tiempo a otras actividades, incluidos nuestros trabajos, esa respuesta es totalmente comprensible".

"Hoy, con la experiencia de un año de trabajo y por el hecho de haber sido antes vicepresidente, queremos dar pasos más firmes porque encontramos muchas dificultades para poder concretar los objetivos que nos habíamos planteado el año pasado".

El banco de leche materna, pendiente

El flamante nuevo presidente del Rotary norteño dijo también que “a lo nuevo que se concrete debemos sumarle las obras que ya están en marcha y que en forma permanente requieren de nuestra acción tanto en los hogares de niños, de ancianos como en las otras instituciones, y que cada año demanda algún trabajo de nuestra parte por el padrinazgo que tenemos con todos ellos”.
“Afortunadamente hicimos un convenio con el Ministerio de Primera Infancia, lo que fue muy positivo porque se aumentó el presupuesto destinado al hogar de niños, donde hoy residen 50 chicos en situación de vulnerabilidad”, agregó el abogado.

El banco de leche materna

Por las dificultades que implica la implementación del banco de leche materna, que requiere contar en la zona con un hospital público de mayor complejidad y la designación de personal exclusivo para ese banco, “lo que hemos decidido es hacer en el hospital Juan Domingo Perón una sala de lactancia para las madres que tienen dificultades para alimentar a sus bebés”.
“Ese sería un primer paso, como también focalizar nuestra acción en el tema dengue, que ha generado mucha preocupación en toda la comunidad en meses anteriores. Un año siempre es poco -consideró Carrizo-, pero la intención es que el proyecto que iniciemos pueda continuar en la gestión siguiente” expresó el profesional local.

Un desafío motivador

El saliente presidente de la entidad, el ingeniero Restom, por su parte, agregó que “haber sido presidente de RCT ha sido un desafío pero una experiencia muy motivadora. Pero demanda mucha responsabilidad porque las instituciones que apadrinamos así lo requieren. Ser rotario implica tomar contacto con los más diversos sectores de la sociedad. Fueron dos años muy intensos, sobre todo para nosotros que rondamos los 30 años de edad porque nos dio la posibilidad de vivenciar otras realidades que posiblemente estaban fuera de nuestro espectro, de nuestro diario vivir”.
Para Restom, “nuestro desafío es seguir generando proyectos y hacer lo que esté a nuestro alcance para que la sociedad en la que vivimos sea mejor”. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...