Entre Trump y la pared

En vísperas del triunfo de Alejandro Giammattei en la segunda vuelta de las presidenciales de Guatemala, el actual mandatario, Jimmy Morales, firmó un controvertido acuerdo sobre migración con Donald Trump. Morales aceptó que su territorio se convierta en "tercer país seguro". ¿Qué significa eso? Que aquel que pide refugio o asilo en Estados Unidos debe esperar en Guatemala. Un país cercado por la desigualdad, la pobreza, la corrupción y la violencia que no puede retener ni a los suyos. De no haberlo aceptado, Trump podía descargar la munición con la cual amenazó a México y torea a China: aranceles a las importaciones.

El pacto no pasó por el Congreso. Morales, con menos poder de resistencia que Andrés Manuel López Obrador, claudicó y, en cierto modo, hipotecó el gobierno de su delfín, Giammattei, un exjefe de prisiones que asumirá en enero de 2020 después de cuatro candidaturas presidenciales y de haber estado preso durante 10 meses por ejecuciones extrajudiciales. La decepción frente a Guatemala (Torres) o Guatepeor (Giammattei) quedó plasmada en el índice de abstención. Altísimo. El noveno país más violento del mundo ha sido el único de América latina que fracasó en reducir la pobreza en dos décadas. Giammattei rechaza el eventual regreso de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig, dependiente de la ONU), acusada de actos ilegales y de abuso de poder por Morales. También objeta el acuerdo migratorio de Morales con Estados Unidos. Toma el testigo de la presión de Trump, empeñado en su reelección con la migración como bandera sin medir los daños a terceros. Fue un convenio casi secreto entre ambos presidentes, como el que rige entre la Unión Europea y Turquía para atajar a los refugiados. De prosperar, Estados Unidos deberá aportar fondos para contener a miles de migrantes que arriben a Guatemala.

Esa condición, basada sobre los principios de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, implica que un país puede negarse a conceder refugio o asilo a una persona y remitirla a un "tercer país" que sea considerado "seguro". El único que tiene un acuerdo de ese tipo con Estados Unidos es Canadá desde 2002. Lejos está de ser "tercer país seguro" Guatemala o inclusive México, al cual también ha tentado Trump, más allá de la conveniencia política de Morales para dejárselo en herencia a Giammattei. Un obsequio de bienvenida a la Casa Presidencial.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...