Juicio a Lona: por  falso testimonio piden detener a expolicía

La sexta jornada de audiencia de juicio que lleva adelante el Tribunal Oral Federal II (TOF) contra el exjuez Ricardo Lona por el secuestro y desaparición de Miguel Ragone se concretó con la presencia de los testigos solicitados por la querella de la Secretaría de Derechos Humanos, integrada por los abogados Gastón Casabella y María Dolores Parra Vega.

Se presentaron tres expolicías de la Provincia, quienes incurrieron en contradicciones y mentiras. Es por eso que el fiscal Carlos Amad pidió la detención inmediata de uno de ellos por falso testimonio. Se trata de Oscar René Tapia, un exagente de la fuerza que ahora cobra el estacionamiento medido.

El hombre declaró que estaba junto al comisario Santiago Pedroza el mediodía del 11 de marzo de 1976, en la Comisaría Primera, cuando entró Lona y anunció el ataque perpetrado al exgobernador.

Como no había móvil -dijo- ofreció su Ford Falcon para el traslado del juez federal y del comisario hasta el lugar de los hechos.

A partir de ahí su descripción incurrió en un sinfín de contradicciones, idas y vueltas, correcciones, horas que no cierran, detalles que se cruzan con otras declaraciones. Por eso, la fiscal pidió la inmediata detención por falso testimonio. Lo siguieron, en el mismo pedido, las dos querellas y la defensa.

El TOF II, constituido por Gabriela Elisa Catalano, Juan Carlos Reynaga y Gabriel Eduardo Casas, decidió primero hacer revisar al testigo por un médico de la Policía Federal antes de alojarlo en Alcaidía.

Carlos Alberto Carabajal, por otra parte, afirmó que lo único que se acuerda es que esa mañana concluyó su guardia en el Matadero de Cerrillos y vio tres vehículos abandonados cerca la ruta nacional 68, que se acercó y vio sangre, un auto chocado de atrás. Agregó que fue a la Comisaría e informó a sus superiores. No obstante, sostuvo, que a los detalles los alojó en el olvido. Fue el momento en que sacaron los expedientes y luego recordó todo.

Lo más extraño que declaró es que nunca se enteró que todo el movimiento que se originó era por la desaparición del exgobernador Miguel Ragone. Solo vio un zapato tipo mocasín color marrón.

Julio Benito Acosta, el "hombre de la valija", comentó que esa mañana no le dijeron nada y que lo sacaron en un patrullero rumbo a la localidad de Cerrillos.

El perito de la fuerza relató que los autos que había encontrado Carabajal estaban "bien maquillados". Afirmó que no pudo extraer ni una huella digital porque los tres vehículos estaban llenos de polvo, de tierra, de materiales que limaban los surcos de las huellas. También, un punto que llamó la atención: vio tanto movimiento de efectivos policiales que nadie nunca le dijo que se trataba de Ragone.

Con su valija de trabajo y de civil, señaló que su informe nunca reveló nada significativo.

Sostuvo que los peritos, por esos tiempos, estaban "marginados" y que la "criminalística era incipiente". Sin embargo, en el 1976 ya era un subcomisario y concluyó su carrera como comisario general.

Los tres expolicías dijeron que nunca fueron llamados a declarar por Lona.

Fecha

Ayer, El TOF II dio las posibles fechas de lectura de sentencia para el juicio que se le sigue al exjuez Lona por el secuestro y desaparición de Miguel Ragone.

Con los pocos testigos que faltan, más los alegatos de las partes, el TOF II espera leer su veredicto el próximo 24 de septiembre. Esa fecha coincide casualmente con la denominada "Masacre de El Gallinato", madrugada mediante la cual el terrorismo de Estado desapareció a cinco personas y asesinó a un joven de 18 años.

La hija de dos víctimas de esa noche oscura de la historia salteña fue quien abrió la ronda de testimoniales en el debate que intenta demostrar que Lona formaba parte de un plan sistemático de desaparición de personas.

"Estaría bien que haga memoria el exjuez Lona y me entregue el maxilar de mi madre para que yo pueda enterrarlo", le dijo Mariana Gamboa al juez Lona en la segunda jornada de juicio. Ella es hija de Gemma Fernández y Héctor Gamboa, ambos secuestrados y desaparecidos en esa madrugada de hace 43 años.

 Represión sistemática

Fue en la noche del 24 y el 25 de septiembre de 1976 cuando grupos de tareas, en varios operativos simultáneos, secuestraron, asesinaron y desaparecieron a personas, demostrando, una vez más, un sistemático plan. 
El saldo de aquellas dos noches fue de 5 desaparecidos y un chico de 18 años asesinado. Las víctimas de la acción represiva fueron Gemma Fernández, Héctor Gamboa, Silvia Aramayo, el militante Daniel Loto Zurita y los estudiantes Carlos Figueroa Rojas y Martín Miguel Cobos.
Eran trabajadores, docentes y estudiantes. Gente de a pie, vecinos, simples y complejos, que de un día para el otro dejaron de estar, aunque siguen en la memoria de los familiares que quedaron.
“Eran militantes políticos y sociales, dos conceptos que hasta ahora están demonizadas. Pero no era que andaban con armas ni con bombas como quedó instalado en el imaginario”, aseguró la abogada Susana Aramayo. Aunque hubo intensas búsquedas por parte de los grupos de tareas, no encontraron armamento. Se debe decir que si hubieran encontrado armas o bombas tampoco se justificarían los hechos.
Ahora, los familiares y las querellas siguen impulsando la búsqueda de los restos de las personas desaparecidas. Todas las miradas están puestas en el cementerio de la Santa Cruz, en el sector de fosas comunes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...