“¿Puedo enterrar a mi perro en tu jardín?”, le preguntó Néstor Garay a un vecino de su barrio, en Chascomús. Al propietario de la quinta de fin de semana, en ese momento, no le llamó mucho la atención su consulta y accedió. Pero cuatro días después repasó esa escena y decidió alertar a la policía. Su sospecha terminó siendo clave en la búsqueda de Navila Serena Garay, la adolescente de 15 años que había desaparecido el 10 de septiembre. Néstor no había enterrado a su mascota sino al cuerpo de la joven.

El caso comenzó la semana pasada, cuando la familia de Navila denunció que no la encontraban por ningún lado. La joven, que nunca solía estar incomunicada, tenía apagado el celular y no había regresado a su casa.

Al consultarle a la remisería de la zona, la madre de la adolescente, Dévora Garay, descubrió que su hija había viajado hasta el domicilio de un hombre de 51 años. El chofer la vio entrar y se fue. Desde ese día, no supieron más nada de ella.

Cuando oficiales de la Policía Bonaerense llegaron a esa casa no encontraron a nadie pero identificaron al propietario. De manera inmediata, comenzaron con una serie de allanamientos por la localidad bonaerense para dar con el paradero de la chica. Su familia estaba alarmada. “Ella no es de hacer estas cosas. Estamos desesperados viviendo una pesadilla”, expresó angustiada su mamá a Todo Noticias antes de dar con la terrible noticia.

Hasta que ayer por la tarde, un vecino le contó a la policía el favor que le había pedido Néstor. De manera inmediata, fueron hasta su quinta y los peritos científicos excavaron su jardín. Finalmente, encontraron asesinada a Navila. Mientras tanto, las autoridades intentan esclarecer si el sospechoso es el tío de la víctima.

“Él la acosaba, estaba obsesionado con mi hija”

Mientras avanza la investigación, la mamá de la víctima apuntó toda su bronca contra el único detenido en la causa, Néstor Garay. “Él la acosaba, estaba obsesionado con mi hija”, aseguró.

El martes pasado Navila se fue de casa en un remis. Le había dicho a su mamá que calentara el agua para tomar unos mates y había dejado enchufado el calefón para bañarse cuando volviera. No parecía que tuviera planeado tardar mucho, pero no volvió más. El remisero que la llevó declaró después que la chica se bajó en la casa del detenido y que este salió a pagar el viaje. Fue la última vez que la vieron.

“Si la justicia hubiera actuado más rápido quizás la encontraban con vida”, se lamentó esta máñana en Todo Noticias su mamá, Devora.

La mujer no sabe por qué motivo Navila fue a su casa el día que desapareció, pero tiene en claro que fue Garay el que la mató. “La llamaba todo el tiempo, estaba obsesionado con ella”, afirmó, y añadió después: “Es un abusador, tiene una mente perversa”. Devora también involucró en lo que pudo haber sucedido en el interior de esa casa a la pareja del detenido y a un primo del hombre que, según reveló, captaba chicas para llevarlas a un prostíbulo.

Un crimen brutal

En tanto, se conoció el informe de los forenses y confirmó que Navila fue víctima de un crimen brutal. La golpearon en la cabeza hasta matarla, con un elemento contundente que podría ser una maza. Las fracturas en el cráneo le provocaron una hemorragia cerebralmasiva, que le causó la muerte. No encontraron signos de abuso sexual.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...