Leve condena por la muerte de su hijo

La Justicia de Salta aplicó una condena de ejecución condicional a los padres de un niño de dos años que murió calcinado, luego de que lo dejaran solo con una vela encendida y ellos se fueran a una fiesta. En un juicio abreviado, el juez Martín Pérez le aplicó a los imputados una pena de ejecución condicional por el delito de "incendio culposo agravado por la muerte de una persona".

La tragedia ocurrió la noche del 11 de agosto del año pasado cuando Cristian Andrés Chinchilla, de 24 años, y su pareja Ángela Fernanda Ibarrarán, de 20, dejaron solo al chiquito en la precaria vivienda de barrio La Ciénaga, en el municipio de San Lorenzo, para participar de una fiesta con amigos. Al pequeño lo dejaron durmiendo con una vela encendida, exponiéndolo a una situación de desamparo. El caso fue que la vivienda se incendió y el bebé murió calcinado.

La espantosa tragedia se produjo cerca de las 23. Un llamado al Sistema de Emergencias 911 alertó a la Policía que una vivienda en el pasaje Río Iruya, de barrio La Ciénaga, se incendiaba por completo. Cuando los bomberos y los efectivos de Criminalística llegaron al lugar se encontraron con un cuadro dramático y nada pudieron hacer ya que la humilde vivienda fue consumida por el fuego. "En cuestión de segundos, el fuego tomó contacto con las "paredes' de madera de la vivienda y se propagó rápidamente por todo lo que estaba en su camino", relataron en su oportunidad los bomberos. Según la autopsia realizada al pequeño cuerpito del niño, se precisó que falleció por "asfixia oxipriva (falta de oxígeno) por intoxicación con monóxido de carbono y carbonización".

El juez Pérez, luego de recibir la confesión de los acusados y la aceptación de los hechos que se le imputaron, los condenó a la pena de 3 años de prisión de ejecución condicional y les impuso por el término de dos años obligaciones tales como abstenerse del uso de sustancias estupefacientes y del abuso de bebidas alcohólicas, asistir a un programa tendiente al fortalecimiento del sentido de responsabilidad parental y realizar terapia psicológica.

También se dio intervención a la Asesoría de Menores e Incapaces para que se realice el seguimiento de los imputados, considerando que tienen otro hijo menor de edad.

Cambiaron la carátula original

El fiscal Ramos Ossorio imputó a Chinchilla y a Ibarrarán por el delito de abandono de persona seguido de muerte calificado en calidad de coautores.

En sus fundamentos el fiscal sostuvo que quedó comprobado que el día de los hechos la pareja participó de una reunión social en el barrio, donde hubo ingesta de bebidas alcohólicas y dejaron al niño durmiendo solo en el interior de la precaria vivienda con una vela encendida, “exponiéndolo a una situación de desamparo, siendo el niño de corta edad incapaz de valerse por sí mismo”.

Asimismo, resaltó los testimonios de vecinos, que mencionaron que “existían episodios reiterados de agresividad y violencia entre la pareja y de la pareja con los niños”. Durante el proceso ambos fueron asistidos por un defensor oficial. El fiscal solicitó el cumplimiento de medidas sustitutivas a la detención para ambos mientras se desarrolló la investigación.

Finalmente fueron imputados del delito de incendio culposo agravado por la muerte de una persona.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...