Se complica la situación de los rugbiers imputados por el asesinato de Fernando Báez Sosa, tanto de los dos señalados como coautores como de los 8 implicados como partícipes necesarios.

El fiscal general de Dolores, Diego Escoda, consideró hoy por la mañana que según su análisis, “la intención de los agresores era matar a Fernando” y que eso queda en evidencia por la violencia con la que golpearon a la víctima y la forma en la que actuaron, impidiendo incluso que fuera asistido por sus amigos. Además, Escoda señaló que al momento de ser detenidos, los rugbiers no estaban alcoholizados.

El funcionario judicial también adelantó que se llevará a cabo una prueba para tratar de determinar quién aplicó el golpe mortal: “Se va a realizar una pericia scopométrica, que es el cotejo entre el dibujo de la zapatilla y una impronta que hay en el rostro de la víctima para ver si coincide con el calzado”, explicó.

Escoda explicó que el delito por el que están acusados los imputados tiene una pena de prisión perpetua y que luego de la realización de las ruedas de reconocimiento se determinará si a los detenidos se les mantiene o les modifica la calificación.

Indicó que en el caso de Thomsen y Pertossi las acusaciones son por haber provocado la muerte de Báez Sosa. Y que en el resto, Matías Benicelli, Ayrton Viollaz, Luciano Pertossi, Lucas Pertossi, Alejo Milanesi, Enzo Comelli, Juan Pedro Guarino, y Blas Cinalli las acusaciones son por “haber impedido que los amigos de la víctima pudieran auxiliarlo”.

“Es decir, lo que sostiene la fiscalía, y al menos hasta ahora comparte el juzgado, es que ellos salen con la intención de dar muerte, predestinados a golpearlo hasta este resultado. Y la alevosía se da porque los golpes se dan cuando la víctima estaba de espaldas y con la superioridad numérica entendemos que actuaron sobre seguro”, explicó. “Hay una persona desvanecida que se la sigue golpeando, hay un dolo directo. Luego será un tribunal criminal quien decida”.

Según pudo saber Infobae, la Justicia ordenó que sean abiertos y peritados los teléfonos celulares de los 10 acusados para determinar si hay mensajes sobre el homicidio ocurrido la madrugada del sábado. También determinar si hay mensajes borrados. La pericia, que fue pedida fiscal Verónica Zamboni y ordenada el juez de Garantías David Mancinelli, se realizará en una dependencia de Mar del Plata.

También se llevarán a cabo a partir de la semana que viene pericias de ADN sobre la ropa y zapatillas secuestradas en la casa donde se hospedaban los acusados en Villa Gesell y a partir de mañana comenzará la rueda de reconocimiento. Los 10 rugbiers serán expuestos ante testigos del hecho y seis amigos de Fernando, que deberán identificar a quienes patearon hasta la muerte al joven de 18 años y señalar el rol de cada uno en la golpiza mortal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...