Nuevas detenciones y acusaciones agravan la causa del narcoclan Lapad

La caída de una de las organizaciones narco que manejaba supuestamente el ingreso de marihuana y cocaína a través del Chaco salteño produjo en las últimas horas cuatro nuevas detenciones.

Se trata de tres hombres y una mujer, quienes surgieron de la investigación penal preparatoria llevada a cabo tras la detención de Juan Lapad, hermano de Mashur Lapad, vicepresidente del Senado, y los principales acusados, respecto de quienes el fiscal federal Eduardo Villalba recordó que "fueron avisados" de la pesquisa en su contra.

Las nuevas acusaciones se formalizaron el lunes 30 de diciembre, cuando el fiscal Villalba, en una audiencia ante la jueza de Garantías Mariela Giménez, imputó los delitos de transporte de estupefacientes agravado por el número de participantes a Eduar Santillán, Marcelo Cruz, Eva Choque y Luis Figueroa.

Estos nombres se suman a los de Juan Lapad, su hijo Sergio, Nicolás Isaías López, Diego Alberto Juárez, Ramón Jesús Cortez, Teodoro Armando Arias y Enzo Armando Arias, a quienes en la misma jornada se les amplió la prisión preventiva. Habían sido detenido el 19 de octubre en el marco de una serie de procedimientos realizados a instancia de la Procuraduría de Narcocriminalidad Noa, en los que se logró el secuestro de 29 kilos de marihuana cargada en un auto VW Bora conducido por López, quien circulaba por la ruta 81, a la altura de Hickmann.

Por otra parte, en la localidad de Fortín Dragones, efectivos de Gendarmería Nacional interceptaron un segundo vehículo, un utilitario Peugeot Partner, conducido por Juárez, quien iba acompañado de Sergio Lapad, hijo de Juan Lapad. El resto de las detenciones, en tanto, se registraron en la ciudad de Tartagal y la capital, donde también se realizaron diversos allanamientos y el secuestro de elementos de prueba que llevaron a los investigadores a establecer conexiones de estos acusados con otras cuatro personas.

Al respecto, Villalba presentó las pruebas y acusó a Santillán, Cruz, Choque y Figueroa por su vinculación con los primeros acusados. Puso a Juan Lapad y su hijo Sergio al frente de una organización narcocriminal, la que habría llevada adelante diversas actividades del narcotráfico.

Recordó que la investigación se inició el 26 de julio. Y como prueba de ello resaltó las tareas de inteligencias realizadas y el peso de numerosas intervenciones telefónicas, las que, en definitiva, llevaron a desmembrar la organización.

Para explicar el accionar de la misma, y a través de una presentación digital, Villalba expuso el esquema de accionar de esta banda. "La droga era introducida por Santillán, tras lo cual, bajo la coordinación de Juan Lapad y su hijo, la mercadería quedaba bajo el dominio de los dos acusados Arias y era acopiada en viviendas en Morillo y en Embarcación, antes de llegar a esta ciudad", dijo.

Indicó que Cruz tuvo una intervención clave, pues la droga se acopiaba en la vivienda que este alquilaba en Embarcación, la que era frecuentada por Sergio Lapad. Asimismo, indicó que Choque también era funcional a la organización, pues era quien recibía la droga en Salta capital para su distribución.

Respecto a Figueroa, el fiscal sostuvo que era un transportista de la organización, aunque no llegó a comprobarse que hubiese intervenido directamente el día del secuestro de la droga, pero sí los días anteriores, calificando su intervención como partícipe secundario.

Así las cosas, Villalba solicitó la formalización de la investigación para los nuevos acusados, como así también la prisión preventiva para Santillán y Cruz, mientras que para Choque y Figueroa solicitó solamente reglas de conducta, ya que hasta el momento demostraron colaboración con la investigación.

Ante las nuevas acusaciones, los 4 acusados, que estuvieron presentes en la audiencia con sus respectivos abogados defensores, no cuestionaron la imputación fiscal. Sólo Cruz, asistido por la defensa oficial, pidió prestar declaración.

Quebrado, colaboró

Cruz, en una ampliación de declaración, reconoció su relación con Sergio Lapad, presente también en la audiencia, pero adujo que era solamente de “amigos”. “Si yo hubiese sabido que él se dedicaba al narcotráfico no le habría dado cabida en mi casa”, afirmó. Reconoció que Lapad solía ir a su vivienda, incluso tenía una habitación en la que se quedaba. Y, en ese sentido, resaltó que la cinta de embalar, bolsa de arpillera y documentación incriminatoria secuestrada, cuando se allanó su casa, estaba en la pieza que él utilizaba.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...