Inaudito: en La Unión no les dan agua a los que protestan

El tema se va tornando cada vez más complejo en La Unión y Rivadavia Banda Sur, donde los reclamos de los vecinos por la falta de agua no encuentran una respuesta y, como si fuera poco, aparece el estigma de la discriminación contra aquellos que comenzaron a movilizarse para exigir soluciones a las autoridades. El problema comenzó hace varios días desde Rivadavia y luego se trasladó a La Unión, a 25 kilómetros del municipio, donde los pobladores advierten que la crisis hídrica se va a profundizar dramáticamente en el corto plazo, porque no solo no hay agua para el consumo humano, sino que también se secaron las cañadas y madrejones, con lo cual el agua para el ganado también se acabó.

Una marcha

La situación llevó a que vecinos de la localidad de La Unión marcharan el viernes hasta la casa del intendente Leopoldo Cuenca para pedir soluciones. En una inusual caravana, la gente llegó hasta la vivienda del jefe comunal portando pancartas y al ritmo de redoblantes para pedir soluciones a quien está al frente de la comuna desde hace 18 años.

La respuesta, si bien no fue la que esperaban, prometió paliar la situación en forma provisoria con el reparto de agua en los domicilios.

La gente preparó entonces baldes y tachos para recibir "la bendición" de un poco de agua, pero muchos se tuvieron que resignar con la misma nada, al ver los recipientes vacíos frente a sus domicilios.

La molestia por la falta de agua se transformó entonces en indignación, ya que quedó en evidencia que aquellos que habían participado de la marcha frente a la casa de Cuenca no habían recibido su ración.

"Salimos a la calle a pedir agua. Nos autoconvocamos por nuestro derecho y no tuvimos respuesta. El intendente dijo que pasarían a dejarnos un poco de agua en nuestras casas, pero a muchos de nosotros no nos quisieron dejar agua porque salimos a manifestarnos. Seguimos viviendo la injusticia", aseguraron los vecinos en un video que fue viralizado por las redes sociales.

Tachos vacíos

La discriminación que sufrieron también fue puesta de manifiesto por algunos pobladores con los tachos vacíos al frente de sus viviendas.

Como sucede cada año, la crisis por la sequía muestra su rasgo más cruel en este departamento del norte de la provincia, que luego de unas semanas volverá a padecer las inundaciones, en un ciclo que no tiene fin, pero del cual se conocen perfectamente las soluciones.

Hace unos días, en contacto con El Tribuno, el ministro de la Producción, Martín de los Ríos, adelantó un plan integral de manejo de cuencas con el cual se pretende, entre otras cosas, reactivar los depósitos naturales de agua y aprovechar las lluvias e inundaciones para los reservorios.

Por otro lado, el Gobierno de la Provincia asegura que se asiste a las poblaciones vulnerables del departamento norteño, declarado en emergencia sociosanitaria y donde las protestas de los pobladores viene en aumento.

En tanto se informó que 120 comunidades aborígenes y criollas del departamento Rivadavia recibieron hasta la fecha, y desde principio de este año, 13.255.500 litros de agua segura. El Gobierno y el Ejército Argentino mantienen en ese territorio salteño tareas de captación, potabilización y distribución para contener a las poblaciones vulnerables.

.

.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...